Casi un mes sin agua por tuberías llevan varios sectores de la parroquia La Vega. Pero este jueves 17 a la comunidad Los Mangos llegó un camión con dos tanques de agua que repartieron a razón de medio tobo por familia.

Mabel Sarmiento || CRÓNICA UNO

A eso de las 10:00 a. m. comenzaron a llenar los pipotes. Se armó una cola de más de una cuadra, la gente estaba desesperada por abastecerse después de tantos días de sequía. Sin embargo, el suministro no sólo no llegó a satisfacer las necesidades de una casa, sino que dejó a más de 70 % del barrio sin el beneficio.

 

 

El camión se apareció con la carga de dos tanques de uso residencial. Al cálculo de Jairo Pérez, vecino y líder comunitario, no más de 1500 litros de agua, que divididos por las casi 800 familias del sector daban dos litros por cada una. En realidad vaciaron medio tobo por familia. Lo que alcanzaba para bañarse o cocinar lo del día.

 

 

“Afortunadamente, la semana pasada llovió bastante y muchos pudieron llenar sus tanques y pipotes. Así es que se ha estado resolviendo, porque aquí nadie tiene capacidad ni recursos para comprar todos los días botellones”, refirió.

Hay muchas personas de la tercera edad que no pueden cargar los tobos ni andar ruleteando el agua. Y los botellones cuestan entre 150.000 y 200.000 bolívares, que para un pensionado representa la mitad de lo que le depositan al mes.

En la parte alta de La Vega es deficiente el servicio. Las máquinas que bombean están dañadas desde hace más de un año. Ese es el mismo surtidor que envía agua a la parroquia Coche, que igual sufre la severa sequía por tuberías.

Lee la nota completa en CRÓNICA UNO

LA PATILLA

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here