El alto oficial de la GN iba en camino al estado Apure para recibir el mando de la ZODI en la entidad cuando fue abordado por antisociales


La mañana de este martes 13 de octubre se conoció el asesinato del general de brigada de la Guardia Nacional (GN) Sergio Negrín Alvarado, segundo comandante y jefe de estado mayor de la ZODI Zulia por sujetos desconocidos en la autopista Cimarrón Andresote, a la altura del sector Alpargatón, municipio Juan José Mora del estado Carabobo ya colindando con el límite del estado Yaracuy.

Sujetos desconocidos colocaron objetos en la vía para obligar detenerse o disminuir la velocidad al vehículo en el que se trasladaba, una Hilux verde, con otro oficial no identificado que también fue ultimado por los antisociales. Negrín Alvarado iba a recibir el mando de la ZODI Apure, de acuerdo a cambios registrados dentro de la Guardia Nacional según el periodista Javier Ignacio Mayorca.

 

 

Mayorca indicó además que el Comando Antiextorsión y Secuestro pasa a manos del general de división (G/D) Juvenal Fernández, mientras que el también G/D Hernán Hómez, quien estaba al frente del Conas, pasa a la Inspectoría General.

 

 

Información en Twitter de 2019 publicada por la abogada y defensora de los DDHH Tamara Suju, destacaba que el general Sergio Negrín Alvarado formaba parte de una supuesta organización paralela a la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) llamada «Los Acreditados».

Este grupo estaría funcionando con recursos de la GN aprobados por el mayor general Richard López Vargas.

 

 

Negrín Alvarado fue Comandante del Grupo de Acciones de Comando de la GN desde marzo de 2018, cuando recibió el estandarte de las manos del entonces comandante general del cuerpo, Richard López Vargas.

De acuerdo a una información publicada en el diario El Tiempo de Colombia en el año 2003, Sergio Negrín Alvarado -entonces capitán de la GN- habría pilotado una aeronave siglas YVG62GP , con el ciudadano Braulio Amaro Escorza, y aterrizado en el aeropuerto Camilo Daza de Cúcuta el 11 de febrero de ese año junto a otra aeronave.

La policía encontró armas de varios calibres en los dos aviones y que no todas tenían documentación en regla. Ambas naves no tenían los registros aeronáuticos correspondientes, y el capitán Negrín no estaba de servicio.

 

 

Ante esos hechos, en su caso, el piloto Sergio Negrín adujo que su aeronave se quedó sin combustible y que, ante la imposibilidad de aterrizar en San Antonio (Venezuela), tuvo que hacerlo en Cúcuta. Añadió que alertó sobre lo que ocurría a la otra aeronave y por eso los colombianos descendieron en el Aeropuerto Daza de Cúcuta, con el objetivo de ayudarles.

Fue en la época que el entonces presidente de Colombia, Álvaro Uribe, denunciaba que en algunos estamentos oficiales había presencia de presuntos actores terroristas.

tal cual

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here