Aunque el gobierno no da cifras de muchas personas fallecidas, a causa del covid-19,  apenas un poco más de 300 en todo el país, en casi todos los estados del país, las escenas diarias de gente muerta y enterrada sin la presencia de familiares, por razones de bioseguridad, son muy frecuentes.

Por ejemplo así tienen que trasladar a los muertos por coronavirus en Tucupita hasta el cementerio de la ciudad.

Como señalan en las redes sociales, “otra jornada sin respiro en la que no hay tiempo ni para rezar a los difuntos”.

Así es el día a día de los que trabajan en la morgue del hospital Razetti de Tucupita.

Los traslados de los cadáveres se hacen a un ritmo vertiginoso, a pie, desde  primera hora de la mañana hasta que cae el sol.

Esto ocurre así porque no hay gasolina para que la cava de traslado se movilice y debe ser así porque tampoco hay espacio para tener tantos cadáveres en la morgue.

En fin, no está fácil la situación aunque el gobierno se haga el loco y aplique la de Thalía: Si no me acuerdo, no pasó.

Resulta que sí pasó porque la gente se queda sin poder velar a su muerto y sólo debe ver cómo se lo llevan rápidamente para que quienes no se han contagiado, sigan así.

LOS TUBAZOS.COM

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here