El pitcheo ha sido el eslabón más débil durante toda la temporada y por eso los finalistas, Caribes de Anzoátegui y Cardenales de Lara, apostaron por fortalecer ese departamento en el draft de adiciones previo a la Gran Final.

Los bicampeones tomaron al derecho Silvino Bracho, de las Águilas del Zulia, y en la tribu escogieron al experimentado abridor Guillermo Moscoso, de los Tigres de Aragua.

Bracho reapareció en el circuito luego de tres años de ausencia y terminó distinguiéndose como Cerrador y Regreso del Año

El diestro vivió una ronda regular de ensueño al terminar líder en rescates (8) y efectividad (0.69), guarismos sumamente atractivos para los pájaros rojos.

 

 

Por su parte, Moscoso, un lanzador más que probado en este circuito, viene de medirse a Cardenales en las semifinales y demostró que tiene la mecánica necesaria para mantener bajo control a los bicampeones.

En dos apariciones, Moscoso lanzó 11 innings y un tercio de solo dos carreras, entregó apenas tres boletos y ponchó a ocho para terminar con una efectividad de 1.59. Fue -además- el artífice de la victoria bengalí en el sexto de la semifinal.

Ahora se sumará a David Martínez, Wilfredo Ledezma y Andrés Machado a la rotación oriental.

El pitcheo gana juegos y ambos equipos lo tienen muy claro. Todo está servido para esta nueva batalla.-

LIDER EN DEPORTES

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here