Usuarios del parque solicitan a las autoridades que se destine un patrullaje permanente de entes de seguridad para evitar la disposición de basura, la tala de árboles y la delincuencia.

Laura Clisánchez

Miembros de la comunidad de ciclistas, runners y otros voluntarios de la sociedad civil se organizan para desmalezar el parque Loefling.

Las 52 hectáreas de este lugar que forma parte del parque Cachamay han quedado expuestas al abandono progresivo por la desidia gubernamental y las consecuencias que trae consigo: la tala y poda de árboles, disposición de basura y el hampa.

Usuarios del parque temen perder el espacio definitivamente, por ello se organizaron para desmalezar el lugar y denunciar cualquier irregularidad que suceda durante su permanencia en el sitio.

“La idea es avanzar en recuperar espacios, para nosotros no se justifica que este espacio que es tan emblemático porque es un pulmón vegetal esté en esas condiciones”, expresó Álvaro Darriva, director de la Comisión Regional de Ciclismo del estado Bolívar.

Para la labor cuentan con al menos cinco podadoras para limpiar la mayor cantidad de terreno posible y tratan de conseguir el apoyo de la Alcaldía para acelerar la recuperación del parque que debe ir más allá del desmalezamiento.

La recuperación del parque va más allá del desmalezamiento para los eventos de ciclismo, por eso los voluntarios requieren apoyo de CVG, la Gobernación o Alcaldía de Caroní | Fotos William Urdaneta

Además, también tienen una cuenta en Instagram para reportar lo que vaya sucediendo en el lugar.

La denuncia más reciente fue porque un camión de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) vertió basura en la entrada del parque. Los ciclistas y runners organizados denunciaron lo ocurrido a través de las redes sociales, y un día después la empresa emitió un comunicado disculpándose y envió una cuadrilla de 30 trabajadores para recoger los desperdicios.

Tanto esta área como el parque Cachamay son responsabilidad de la CVG, sin embargo, la estatal ha dejado el parque sin patrullaje, ni mantenimiento preventivo y correctivo desde hace más de dos años, los animales que había en el zoológico murieron, otros fueron robados o sacrificados por santeros de acuerdo con los guardias que custodiaban el lugar.

“Si las autoridades competentes no están haciendo nada, allá ellos, pero nosotros sí vamos a tratar de hacer algo, por eso estamos aquí”, insistió Darriva.

La fundación ambientalista Dos Aguas también se unió al proyecto de recuperación de esas áreas verdes. La coordinadora Yaritza Castilla denunció el domingo la tala de árboles e informó que la fundación prestará su apoyo con nylon para las máquinas de podar y material de educación y difusión.

Este domingo Castilla entregará una carta a la representación del Ministerio de Ecosocialismo (Minec) sobre el estado de los parques de la ciudad, entre ellos el Loefling. “Es que tenemos que unirnos, no podemos permitir que nuestros espacios verdes se pierdan”, manifestó.

Darriva comentó que esta labor de recuperación de espacios dentro del parque data de hace dos años, cuando la CVG se reunió con usuarios para tratar de recuperarlo.

“Pero eso fue quedando a un lado, y por eso las oenegés hemos tratado de continuar con esa tarea de seguir los trabajos en la medida de las posibilidades, estamos hablando de más de 50 hectáreas, no es un trabajo fácil”.

Sin patrullaje constante

Los ciclistas intentan ponerse de acuerdo con la comisaría de Los Olivos y Cachamay porque los patrullajes esporádicos no son suficientes para proteger las instalaciones del parque cuando no hay eventos. “Los entes estatales sí nos prestan apoyo dentro del parque mientras realizamos actividades programadas”, explicó.

Los usuarios se exponen a condiciones de inseguridad, Darriva informó que en lo que va de año han robado al menos cuatro veces tanto a ciclistas como a corredores. En ocasiones pasadas, otros usuarios han encontrado deportistas maniatados por delincuentes luego de que les quitaran sus pertenencias.

“Más de una vez me tocó a mí correr por mi vida”, expresó un exvigilante del parque. El hombre informó que tuvo que retirar a su cuadrilla de vigilantes porque sus vidas estaban en riesgo.

Además, aseguró que, si los entes del estado no designan un patrullaje permanente de efectivos de seguridad que impida la tala, disposición de basura y actos delictivos, en vano se podrá iniciar una recuperación completa de este pulmón vegetal.

CORREO DEL CARONI

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here