Un equipo de la Universidad de Greifswald elaboran un documento sobre los síntomas y tratamientos a seguir

Un equipo de investigadores de la Universidad alemana de Greifswald han dado con la explicación de por qué algunas de las personas que han sido vacunadas con el suero de AstraZeneca contra la covid han desarrollado trombos y problemas de coagulación.


  •  

Según un estudio preliminar publicado en la revista científica Research Square, el director del estudio y especialista en coagulación, el alemán Andrea Greinacher, indica que no sólo han dado con la causa, sino que también tienen la solución. El equipo de científicos han llamado a estos trombos síndrome de VIPIT, uqe ha provocado además que varios gobiernos, como el de Países Bajos, suspendan la dispensación de la vacuna de AstraZeneca.

Después de la primera crisis por la aparición de casos, en algunos con resultado de muerte, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) daba el visto bueno a su uso porque los beneficios de la vacuna eran mayores que los riesgos. Tras esta decisión, la mayoría de países reanudaron los procesos de vacunación con el suero pero debido a los graves riesgos asociados a determinados pacientes, se continuó investigando sobre las causas u consecuencias de las dolencias.

Tal y como explican los científicos alemanes, cuyo trabajo ha sido recogido también por la revista Science estos episodios han sido nombrados como síndrome de trombocitopenia inmunitaria protrombótica inducida por la vacuna (VIPIT) y tienen lugar tras una combinación muy inusual de síntomas entre los que se encuentran coágulos sanguíneos, un recuento bajo de plaquetas y, a veces, sangrado.

El VIPIT fue descubierto el pasado el 27 de febrero, cuando la hematóloga de la Universidad Médica de Viena, Sabine Eichinger, trató a un paciente con síntomas poco frecuentes: una enfermera de 49 años que había sido ingresada en el hospital con náuseas, dolor de estómago, un número de plaquetas anormalmente bajas y coágulos de sangre en el abdomen. La enfermera moriría 24 horas después. Las plaquetas ayudan a formar coágulos de sangre, por lo que los niveles bajos generalmente provocan sangrado, no coagulación. Este cuadro médico “se asemeja a un efecto secundario poco común de la heparina, un anticoagulante llamado trombocitopenia inducida por heparina (HIT)”, según explica el equipo de Greinacher en la revista.

Todo esto ha salido a relucir después de que el investigador Oriol Mitjà resumiera en cuatro tuits lo conocido hasta ahora de los efectos secundarios del suero de AstraZeneca. Según Mitjà estos casos “ocurren en 1 entre 1 millón” y estarían causados por “una activación de las plaquetas que formarían trombos”. Por ello, “se debe identificar pronto y tratar con inmunoglobulinas endovenosas”, resume.

De esta manera, la identificación de los síntomas es fundamental para poder salvar la vida del paciente. Así, en el caso de que hayan recibido la vacuna y tengan dolores fuertes de cabeza o síntomas neurológicos habría que tratarlos con inmunoglobulinas y anticoagulantes no heparínicos para detener el síndrome VIPIT. Para ello, ha elaborado una guía para diagnosticar y tratar estos casos.

LA RAZON DE ESPAÑA

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here