“No hay espacio”, es la respuesta más frecuente de un personal sanitario que trabaja al límite. Muchos contagiados de coronavirus se ven obligados a tratarse de forma ambulatoria, algunos no sobreviven. La atención privada es privilegio de pocos. | Foto cortesía

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here