Home destacados Con voz propia….Las Turas: buenas cosechas y malos espíritus…Alberto Jordán Hernández

Con voz propia….Las Turas: buenas cosechas y malos espíritus…Alberto Jordán Hernández

71
0

A lo que los cristiano llaman pandemonium, que se originó en China a finales de 1950 lo que allá califican demonio. En este mes de septiembre los Estados Lara y Falcón (con extensión poco evaluada de Portuguesa)  celebran  Las Turas, que invoca las buenas cosechas (de maíz) y aleja los malos espíritus.

         En el cuarto país del mundo en extensión tras Rusia, Canadá y EEUU, celebra  el 21 del citado mes la “Fiesta del Medio Otoño” estación para la rica cosecha, dando gracias a los dioses de la Tierra  

         Igualmente está vinculada con la siembra de maíz, previo a los colonizadores que poblaban la serranía de Matatere, cordillera de Sanare, río Claro, serranía de El Tocuyo, depresión de Quíbor y  Bobare. 

         Es un ritual de plegaria de origen indígena, atribuido a pueblos indígenas Ajaguas, Ayamanes, Gayones y Jirajara que hasta el nefasto demonio chino se conservaba con regularidad en  el cerro de Moroturo (sector de Siquisique, capital del municipio Urdaneta), de Lara, recordó el cronista Ramón Querales, cronista oficial del municipio Iribarren (Barquisimeto). Fue también Cronista de Cabudare.

         En Mapararí con actuales limitaciones de Moroturo, se conservaron bajo la perseverancia de Don Belarmino Vásquez, que desde 1940 hizo del Vegón su Patria Chica y su fundo. Había nacido en el Municipio Bolívar capital San Luis. Fallecido, le sucedió en la festividad que comentamos su hijo, el abogado y periodista Ciro Silva. Y este vencido por la carga de años, motiva a su hijo Federico Silva, para continuarla.

         Dicha celebración los días 23 y 24 de septiembre de cada año. De origen indígena ha tomado a través del tiempo diferentes elementos culturales que la muestran como un rito agrario bajo la advocación católica de la Virgen las Mercedes.

         Perduraba en varios de los caseríos como  Bella Vista, El Juzal, San José, La Garza, Mariri, El Decore, San Pedro del cual la sólo queda éste, según relación de Ciro Silva. En fundamentado artículo de investigación académica Natali Herrera Pacheco expone  “Interculturalidad, ritual y Estado: El caso de Las Turas de San Pedro de Maparari” (Boletín Antropológico de Enero-Junio de la Universidad de Los Andes)

         Entre otros trabajos que analizan la Danza citamos a  Isabel Aretz (“La música de Las Turas, 1961”) Luis Felipe Ramón y Rivera, Antonio Estévez, y Elías José Primera, Nelly de Rodríguez, Luis Arturo Domínguez, Miguel  Acosta Saignes.

         La fiesta comienza la noche y culmina la mañana del día siguiente. Entre sus características se encuentra la danza de personas abrazadas y que forman un círculo, como si fuese una serpiente que se mueve alrededor de un gran altar.

         Aunque la jerarquía de los tureros era paritaria (mitad hombres mitad mujeres)  los danzarines tenían su  Reina. Cómo olvidar a la Doña Eugenia Arambulet de Yugurí, que anunció su retiro de la Danza. En 2007 cumplía  70 danzando: medio siglo de ser Reina, se pregunta Primera.

          “La danza de Las Turas y la producción de cocuy es una demostración cultural de los ayamanes”, expresó Ramón Querales.

         No obstante, agregó el cronista que hay otros núcleos ayamanes donde se baila Las Turas como Mapararí y Parupano. También se conoce su producción de cocuy en La Ciénaga, Bobare y Río Tocuyo, entre muchos otros sitios de los estados Lara y Falcón.

         Una tradición indígena corre el riesgo de extinguirse alertamos en reportaje publicado en el suplemento Lectura Dominical del diario El Carabobeño del 30 de agosto de 1987. En Mapararí, atractivo pueblo de la sierra falconiana del entonces Distrito Federación.

(IN) Memoria: El corazón hizo colgar la guitarra a Aquiles Báez con la cual ganó el amor de todos a quienes deleitó. Se fue lejos de Venezuela, en la histórica Aachen de Alemania. Nativo de La Vela de Coro, donde lo trajeron al mundo el artista plástico Pedro Báez y Ana María Reyes Lovera, antropóloga y arquitecta. Nos deja a los 58  años, con 3 hijos. Jordanalberto18@ yahoo.com

Previous articlePor qué Ucrania ha tenido tanto éxito en su contraofensiva y qué desafíos enfrenta ahora
Next articleAD 81 años. Bernabé y el renacer adeco…El Viejo Mario Valdez

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here