Crecida del Orinoco pone en riesgo a dos mil familias indígenas en Delta Amacuro

A principios de julio, la organización advirtió que todas las comunidades del Delta están en riesgo de quedar sumergidas en el Orinoco. En Moitaco, municipio Sucre, el río inundó la casa de 20 familias. Mientras la crecida del río Caura, amenaza algunas comunidades de Maripa, la capital del municipio


19 comunidades indígenas de Delta Amacuro están amenazadas por la crecida del río Orinoco, Protección Civil en el estado no ha acudido a auxiliar a las comunidades, según reporta la asociación civil Kapé-kapé.

Una de las comunidades más afectadas es Araguaimujo, ubicada en el municipio Antonio Díaz. La crecida del río arrasó con la mayoría de los sembradíos familiares. Por la falta de combustible para trasladar los rubros hasta Tucupita para venderlos, los indígenas han tenido que hacer trueques con la poca cosecha que les queda.

 

 

A cambio de productos como arroz, harina de trigo y queso, intercambian las cosechas de cambur, plátano, topocho y yuca. Ante la amenaza de perderlo todo por la crecida del río, los 380 habitantes de la comunidad resguardan lo que pudieron cargar en el liceo principal del poblado o en la escuela Divina Pastora.

De acuerdo con Kapé-Kapé, los habitantes de las riberas del río Orinoco han alertado sobre las inundaciones en reiteradas ocasiones. Temen perder sus casas, bienes y sembradíos.

Kapé-Kapé y las advertencias sobre el Orinoco

A principios de julio, la organización advirtió que todas las comunidades del Delta están en riesgo de quedar sumergidas en el Orinoco. Al menos 2.000 familias corren riesgo con la crecida del río los meses de julio, agosto y septiembre.

En el estado Bolívar, la crecida del río este año afectó directamente a 15 familias pemón de Gran Sabana. En estas comunidades, la autoridad indígena habilitó refugios este año.

En Moitaco, municipio Sucre, el Orinoco inundó la casa de 20 familias. Mientras la crecida del río Caura, amenaza algunas comunidades de Maripa, la capital del municipio. En el sector Bajo Caura, al menos 45 familias se han visto afectadas por la temporada de lluvia.

Kapé-Kapé hizo un llamado a las autoridades a que tomen las medidas necesarias para salvaguardar la vida de quienes están en riesgo por las inundaciones. Esto debe incluir un protocolo sanitario que impida la propagación de enfermedades virales y bacterianas.

Con información de Correo del Caroní

TAL CUAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *