La brillantez del Granada y la necesidad del Levante se veían las caras en un duelo que iba a marcar las obligaciones y posibilidades de ambos conjuntos en lo que resta de temporada. Con los de Diego Martínez ocupando una privilegiada plaza europea y los de Paco López luchando por salir de la zona roja de la tabla, el desenlace del encuentro no iba a dejar indiferente a nadie. Tampoco al resto de equipos ligueros que pelean, bien por entrar en Europa, bien por la permanencia.

Con más que tres puntos en juego, Diego Martínez tenía que innovar en el perfil derecho de su línea defensiva, sin ningún lateral que lo ocupara. Optó por Jesús Vallejo, con Domingos Duarte y Germán formando la dupla de centrales. En frente, Paco López tuvo que buscar una solución de urgencia ante la lesión de última hora de José Campaña, clave en la medular granota, y la encontró en Melero. Sí que llegaba en plena forma el capitán y comandante José Luis Morales, recuperado milagrosamente de un esguince y quitando el que hubiera sido un problema añadido para el míster.

Así, ambos conjuntos saltaron al terreno de juego, con el Granada rompiendo los esquemas del conjunto granota antes de llegar al minuto 10 de partido. Un balón largo de Germán a la espalda de la defensa se convirtió en una asistencia de lujo para un jugador que necesita media ocasión para hacer un gol. Ese es Darwin MachísEl venezolano bajó el balón, se adentró en el área y condujo hacia dentro, evitando los intentos del Levante por arrebatarle la pelota hasta que se logró abrir línea de tiro. Entonces, chutó y nada pudo hacer Aitor Fernández con un disparo que buscó y encontró la escuadra, con un gol que emuló al que consiguió ante el PSV en Europa League.

El Granada era el primero en disparar y sorprender, pero apenas tuvo cinco minutos para disfrutar de la ventaja conseguida. Una dura entrada de Gonalons sobre Rochina cambió el transcurso de la primera mitad. El colegiado Jaime Latre castigó la falta con amarilla, pero Sánchez Martínez, desde el VAR, le avisó que debía ir a verlo a la pantalla por posible expulsión. Efectivamente, Latre rectificó su decisión inicial y le mostró la roja directa. El Granada se quedaba con uno menos, pero con un gol a favor y todo el partido aun por jugarse.

La expulsión del Gonalons empujó al Levante a buscar el empate de manera desesperada y a Diego Martínez a proteger a los suyos con defensa de cinco. Antonio Puertas retrasó su posición para ayudar a Vallejo en la derecha y así intentar mantener el 1-0. No andaban finos Bardhi y Rochina de cara a puerta, así que el Levante se aferró al balón parado para igualar el encuentro.

Corría el minuto 33 de partido, cuando el futbolista macedonio puso un centro medido desde la esquina a la cabeza de Rubén Vezo. Éste no lo desaprovechó y remató picado, mandando el balón a la red, ante la imposibilidad de reacción de Rui Silva. Los de Paco López habían conseguido el empate, aunque Antonio Puertas tuvo oportunidad de deshacerlo al filo del descanso, con una clarísima ocasión que generó Luis Milla y que no definió como debiera el nazarí, solo ante Aitor Fernández.

Protestó el Granada un posible penalti de Vezo sobre Jorge Molina que no consideró Jaime Latre y llegó el descanso al Nuevo Los Cármenes con tablas en el luminoso. Otra historia fue la segunda mitad, con el Levante totalmente volcado en campo rival y el Granada buscando, al menos, puntuar en su campo.

La ausencia de Campaña en el conjunto granota se hizo evidente con el paso de los minutos. El Levante no encontraba manera ni forma de superar a la numerosa línea defensiva nazarí y era Bardhi el que, de nuevo, intentaba que se encendiera la luz para los suyos. El macedonio intentó sin éxito, sorprender a Rui Silva desde la frontal en varias ocasiones, también de falta directa, aunque el que estuvo más cerca de conseguirlo fue Roger Martí. El guardameta nazarí sacó una mano prodigiosa al 9 granota que le valió la felicitación de compañeros y rivales.

La desesperación por ganar hizo que ambos conjuntos reclamaran a Jaime Latre, en los minutos finales, que acudiera a la pantalla del VAR como hizo con la expulsión de Gonalons, primero con un posible penalti por mano del recién incorporado Alberto Soro, y después con éste pidiendo penalti en el área rival. No hubo pena máxima para ninguno de los dos bandos, aunque sí hubo un remate de cabeza de Roger en el tiempo añadido que pudo dar la victoria a los nazaríes y que no encontró portería.

75 minutos resistió el Granada con un jugador menos, demostrando la capacidad de sufrimiento que tiene el equipo de Diego Martínez, ya curtido en mil batallas tras sus andanzas europeas. A poco le sabrá este punto a Paco López, insuficiente para salir del descenso, pero válido para puntuar tras tres jornadas sin hacerlo, además convirtiéndose en el primer equipo que puntúa en el feudo nazarí. /AFP

MERIDIANO DEPORTES

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here