El descontento ciudadano fue notorio, luego de más de una semana sin suministro de agua en las parroquias Cachamay, Universidad y Unare. La respuesta del Estado fue un despliegue militar y policial en Alta Vista.

Vecinos de las parroquias Cachamay, Unare y Universidad de Puerto Ordaz protestaron este viernes en la mañana al tener más de una semana sin suministro de agua potable. Con carteles, botellones y banderas, guayaneses reclamaron el restablecimiento del servicio.

Desde las 8:30 de la mañana vecinos de Alta Vista Norte se concentraron en la esquina de la estación de servicio Las Américas para protestar por los cortes en el suministro de agua. Antes de la falla, en los edificios solo llegaba suministro durante dos horas al día. Los residentes tienen al menos cuatro años sin un servicio constante.


Vecinos de Alta Vista Norte afirman que desde hace más de tres años el servicio se ha ido deteriorando | Fotos William Urdaneta

Al igual que todo el estado Bolívar no tienen acceso a gas doméstico o gasolina, sin embargo, el agua es lo que más les preocupa. “El problema del agua es especialmente peligroso ahora porque con la pandemia ¿Cómo podemos lavar las manos frecuentemente, lavar la ropa, bañarnos cuando llegamos de la calle, para evitar contagio?”, preguntó Esperanza Martínez, vecina de Los Raudales.

En los edificios viven aproximadamente 500 familias, de las cuales ninguna tiene servicio. Las personas se han informado debido a los comunicados de Hidrobolívar, ya que ninguna autoridad de la empresa los ha atendido.

La hidrológica informó que estarían impulsando un Plan de Atención Con Cisterna para comunidades dependientes del Acueducto Suroeste, aunque Alta Vista depende del Acueducto Puerto Ordaz, de igual forma la medida generó rechazo en los ciudadanos. “Es un paliativo mínimo, que no solucionaría el problema tampoco”, expresó.

Martínez solicitó un suministro constante y eficiente de agua potable.

Tres años sin atención

Otras de las comunidades que salió a protestar fueron los vecinos de Campo A2 de Ferrominera y Villa Brasil. Personas mayores, adultos y niños trancaron la avenida Venezuela, a la altura del colegio Nazareth. Con cacerolas, botellones vacíos, carteles y ramas para trancar la vía, exigieron la restitución del servicio.

La protesta en el Campo A2 de Ferrominera se hizo con botellones vacíos

En Campo A2 de Ferrominera tienen tres años con un deficiente servicio de agua. En la calle Boconó, Motatán y Betijoque llegaba un suministro muy pobre por una o dos horas al día, luego de la falla presentada por Hidrobolívar tienen una semana sin suministro.

“Si vamos a hacer pipí, tenemos que hacerlo hasta siete u ocho veces, no podemos bajar la poceta a cada rato”, expresó Amanda Rodríguez, vecina de Campo A2 de Ferrominera, al tener sus baños en estado insalubre por la escasez de agua.

Los vecinos han tenido que fregar y bañarse con el agua de los aires acondicionados y de la lluvia. “Estamos frustrados porque ninguna autoridad ha venido a solucionar este problema”, reclamó. Exigió soluciones a las carencias del servicio.

Durante la protesta, ciudadanos transitaban bajo el sol con carruchas y botellones, tratando de abastecerse para cumplir con actividades básicas del hogar. Lucia Cedeño, otra de las manifestantes, reclamó por la incapacidad de Hidrobolívar, pese a ser Caroní un municipio rodeado por dos grandes ríos.

“En una entidad con dos ríos que no nos anegamos porque Dios no quiere, no hay agua por desidia de ellos (Hidrobolívar, Gobernación), eso es responsabilidad de ellos, tienen que resolvernos esa problemática”, reclamó. Considera que las políticas del gobierno los tienen viviendo con condiciones del siglo XVIII.

Protestaron en la avenida Guayana

En Villa Náutica, de Puerto Ordaz, tienen alrededor de dos semanas sin servicio de agua. Debido a las carencias, decidieron protestar en la avenida Guayana, a la altura del Centro Total de Entretenimiento Cachamay, al lugar llegaron funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES).

Ante la ausencia del servicio, Kaori Di Blasini, una de las manifestantes, tuvo que comprar junto a otros dos vecinos 3 mil litros de agua por 15 dólares. Otros residentes ante la carencia del suministro han tenido que recoger agua en tuberías cercanas a la avenida Guayana y de la lluvia.

Personas mayores protestaron bajo el sol ante la ausencia del vital líquido, son los más afectados al tener que cargar envases y tobos de agua

Antes de las últimas dos semanas, cuando solía tener agua por tubería, esta solo llegaba por dos horas y en los grifos cercanos a los jardines de las viviendas, por lo que igual forma tenían que recoger en envases y tobos. “Me siento deprimida (…) lo más esencial no lo tienes, es deprimente, es agotador”, expresó.

Para Di Blasini no hubo los mantenimientos, ni la inversión para garantizar el suministro de agua a las comunidades, además de esto, considera no hay voluntad de solucionar las fallas y garantizar el servicio efectivo a las comunidades.

Rachid Yasbek, diputado de la Asamblea Nacional por Bolívar, quien acompañó las protestas por agua en la ciudad, manifestó que el gobierno regional destruyó el sistema de distribución del agua. “¿Por qué no hay agua? porque hay corrupción”, expresó.

De acuerdo con el dirigente de Primero Justicia los problemas de agua en la ciudad no se solucionan con camiones cisternas. Seguirán reclamando por un país productivo y en el que las familias vivan con dignidad, exclamó.

Durante este viernes en la mañana hubo al menos seis protestas en distintos sectores al no tener suministro de agua. El notorio descontento ciudadano fue contrarrestado con más de 16 motorizados, cinco tanquetas, una ballena y más de 100 funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana y de la Policía Nacional Bolivariana.

Esperan arreglar fallas

La bomba de servicio interno -que permite lavar los filtros- del Acueducto de Puerto Ordaz se dañó días atrás. Hidrobolívar siguió operando sin el sistema de retrolavado, hasta que se reparó dicha bomba. Tres días después, cuando volvieron a limpiar los filtros estos residuos estaban endurecidos y tapados.

Valdez señaló que la CVG, la Gobernación y el Ministerio del Agua están haciendo una inversión “elevada” para normalizar el suministro, pero no especificó monto al no estar autorizado

De acuerdo con José Valdez, vicepresidente de operaciones de Hidrobolívar, esto ha generado que estén trabajando a un 70% de la capacidad del Acueducto de Puerto Ordaz, el cual es insuficiente para la demanda de las parroquias Cachamay, Universidad y 60% de Unare quien tiene una demanda de más de 2.600 litros por segundo.

“Yo pienso que en la madrugada ya el acueducto está mandando 100%, 1.800 litros”, manifestó Valdez. Espera que durante la noche del viernes 25 de septiembre la galería de filtros esté completamente operativa luego de la limpieza.

Advirtió que es un trabajo progresivo ya que el agua va a llegar de manera primaria a quienes viven en las zonas bajas de la ciudad, luego que estas dejen de consumir una alta cantidad de agua producto de la misma ausencia, empezará a restablecerse en los sectores más altos.

El Acueducto Suroeste que abastece sectores como Villa Betania, el Core 8, sigue trabajando con solo una bomba, de dos con las que trabaja regularmente. Valdez espera que antes del viernes 2 de octubre las comunidades que dependen de este acueducto puedan recibir agua 24 horas, como antes de la falla. Hasta entonces son atendidos por el Plan de Atención Con Cisterna.

Informó que la tercera bomba que se mantenía dañada y que había afectado la distribución de agua a las urbanizaciones que dependen del Acueducto Industrial fue reparada y se reestableció el suministro.

Promesas de 2018

El vicepresidente operativo manifestó que tiene planes de acondicionar el Acueducto Industrial y el Acueducto Suroeste a su capacidad de diseño. Esperan instalar en un periodo de dos meses dos bombas más para mejorar la distribución de agua en el Acueducto Industrial.

Al Acueducto Suroeste que se mantiene trabajando con solo una bomba, esperan instalarle tres bombas más y así lograr tener un excedente de agua. “Vamos a migrar suscriptores hacia el Acueducto Suroeste, de tal manera que haya menos suscriptores en el Acueducto Puerto Ordaz, poder aliviar la carga y poder incrementar el tiempo de bombeo”, expresó.

“Nosotros deberíamos balancear la ciudad, que todos tengan agua por lo menos 14 o 16 horas, cuidado sino un poco más de tiempo”, señaló. Esta redistribución fue anunciada desde noviembre de 2018 y aún no se ha finalizado. De acuerdo con Valdez la fecha para materializar finalmente este plan dependerá de la inversión que reciba la hidrológica.

Ante las protestas pacíficas, cuerpos de seguridad del Estado desplegaron equipos antimotines

CORREO DEL CARONI

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here