El ciclo ‘El humor en los cines africanos’ muestra la otra cara de este continente que padece las miradas reduccionistas y solemnes del exterior. Con el sello de Cinenómada del FCAT, las películas pueden verse en Madrid, Zaragoza, Sevilla y Tarifa

ANALÍA IGLESIAS

FOTO..SIMI VIJAY AFUN-OGIDAN (UNSPLASH

Por supuesto que hay humor en África. Aunque a los cineastas siempre les resulte más sencillo financiar proyectos enfocados en las urgencias de sus sociedades (quizá porque en las tragedias africanas se posa la mirada del espectador extranjero), la comedia nacional triunfa en las salas de cada país, en las televisiones y hasta en las web series. De ahí la idea de Cinenómada, de Al Tarab, en cuanto extensión del Festival de Cine Africano Tarifa-Tánger (FCAT), de llevar humor africano de gira por varias ciudades españolas, con el apoyo de la Universidad de Sevilla y el Instituto Francés.

El ciclo El humor en los cines africanos, que se desarrolla en Madrid, Zaragoza, Sevilla y Tarifa, oficia de prólogo a la 17º edición del FCAT, que este año tendrá lugar entre el 4 y el 13 de diciembre. En cada escala de este ciclo se programan, desde esta semana, cinco sesiones temáticas, integradas por un corto y un largometraje, que firman tanto realizadores consagrados como las promesas de las pantallas del gran continente vecino.

Así, la sesión Juegos de palabras va de la relación de los pueblos con los idiomas que se hablan tanto en sus ciudades como en el mundo rural, ya que los países africanos cuentan, en general, con unas íntimas y familiares lenguas propias, además de aprender un idioma oficial para la educación y los trámites administrativos. En esta cita, están programadas las películas Visa (el dictado) del tunecino Ibrahim Letaief y el largo de animación Aya de Yopougon (2011), de Marguerite Abouet y Clément Oubreri. Esta última nace de una serie de viñetas de la editorial Gallimard, durante los años 70, que dan cuenta de la vida de los jóvenes en Abiyán (Costa de Marfil), en la voz de Aya, una chica de 19 años que vive en el barrio de Yopougon. Hay críticos que han mencionado este estilo de narración femenino, que ahonda en la vida social y la memoria familiar, emparentándolo con el de la brillante novela gráfica Persépolis de la iraní Marjane Satrapi.

El programa de la segunda sesión del ciclo está dedicado a la comedia romántica y la dramática, con el foco puesto en la identidad verdadera y la aspiracional. En programa: Está lloviendo en Ouaga, de Fabien Dao y el largo congoleño Macadam Tribu (1996), de Zeka Laplaine, con el burkinés Hassane Kouyaté.

Creencia y burlesco es el título de la tercera sesión (prevista para el 16 de octubre, en Madrid), que muestra el sentido del humor con el que los creadores africanos pueden abordar ciertas prácticas religiosas (y los malentendidos derivados de ellas). Se verán, en ese marco, el corto Las sandías del jeque, de Kaouther Ben Hania, y el largo marroquí La mezquita (2010), de Daoud Alouad-Syad, que cuenta cómo una comunidad convierte en lugar sagrado un edificio construido como escenografía de cine para la película Waiting for Pasolini, en la parcela de uno de los vecinos. La situación deviene un dolor de cabeza para el propietario del terreno, ya que los devotos le impiden derribar el nuevo “templo”. Esta última obtuvo una mención del jurado en la edición 2010 del Festival de San Sebastián.

A continuación, y en torno a lo tragicómico que contiene la realidad girará la cuarta sesión (el lunes 19 de octubre, en Madrid). Esta estará dedicada a esas cuestiones cotidianas que una sociedad no está del todo dispuesta a ver en pantalla, o que las acepta solo si se abordan en formato de gag para la risa fácil. Se proyectarán el corto senegalés Tabaski, dirigido por Laurence Attali, y el documental sudanés Hablando de árboles (2019), de Suhaib Gasmelbari (premio al mejor documental en la Berlinale de 2019), sobre cuatro pioneros del cine de Sudán perseguidos por la dictadura.

La última cita (en Madrid, el 23 de octubre) es un homenaje al humor poético del realizador senegalés Djibril Diop Mambéty (1945-1998), con la proyección del mediometraje El Franco (1994) y el largometraje Hyènes (1992), que narra la venganza de una mujer que regresa a su pueblo, convertida en millonaria, para resarcir la traición sufrida en su juventud.

El circuito del humor en los cines de África continuará en la Filmoteca de Zaragoza, a partir del 21 de octubre; en el Centro de Iniciativas Culturales (CICUS) de la Universidad de Sevilla, entre el 19 de octubre y el 30 de noviembre, y en Tarifa (Cádiz) entre el 4 y el 8 de diciembre.

EL PAIS DE ESPAÑA

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here