El primer teniente Franklin Caldera Martínez está siendo acusado por los supuestos delitos de conspiración, terrorismo, sustracción de armas de guerra, por su presunta participación en la operación Aurora


Los padres del primer teniente del Ejército Franklin Caldera, acusado de estar presuntamente involucrado en la llamada operación Aurora, denunciaron que su hijo estaría siendo objeto de torturas en un centro clandestino que maneja la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Caracas.

«Está siendo vilmente torturado, y está al borde de la muerte por los golpes que ha recibido por parte de funcionarios de Dgcim y FAES en el centro de tortura que tienen en el 23 de Enero», alertaron los padres del militar desaparecido a través de un video.

Los centros clandestinos de la Dgcim y otros cuerpos de inteligencia como el Sebin han sido denunciados por diversos reportes de organizaciones no gubernamentales, así como el informe de la Misión de Determinación de Hechos sobre Venezuela, que calculó seis de ellos solo en Caracas y estados aledaños (Miranda).

Según la abogada Tamara Suju, quien también ha denunciado la situación del primer teniente Caldera, la sede en el 23 de Enero sería propiedad de las FAES, y tendría el nombre de ‘La Casa de los Sueños 3’. “Solo el hecho de que estas celdas existan y continúen remodelando lugares como estos denota el grado de represión sistemática de la dictadura”, aseveró.

Los familiares de Caldera exigieron se le «respete su derecho como venezolano a un juicio» y que se les entregue una fe de vida. «Suplicamos por la vida de nuestro hijo, lo están matando. Lo único que estamos pidiendo al presidente de la República es que respete la vida de nuestro hijo, no estamos pidiendo que lo liberen. Usted como presidente de la República puede hacer algo».

Además, los padres del primer teniente pidieron a la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, a que se pronuncie públicamente por este caso. «Es un venezolano más que está siendo maltratado, es un preso político más al que le quiere quitar la vida la gente del Gobierno de la República que controla Maduro».

 

El primer teniente Franklin Caldera Martínez está siendo acusado por los supuestos delitos de conspiración, terrorismo, sustracción de armas de guerra, entre otros, por el Tribunal 4º de Control asociado a Terorrismo.  Supuestamente participó en la llamada operación Aurora, como se conoció a la incursión en dos establecimientos militares en el estado Bolívar durante diciembre de 2020.

El militar fue capturado a comienzos de febrero de 2021 cuando se encontraba en Cúcuta visitando a su hijo. Según una investigación de Noticias Caracol, la operación habría sido ejecutada por funcionarios de la Dgcim y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Tras ser llevado a Caracas, se escapó momentáneamente y fue recapturado en Las Minas de Baruta a finales de ese mes.

Las torturas y tratos crueles, inhumanos o degradantes contra militares no son nuevas, como lo demuestra la serie documental de TalCual «La República que tortura», y forman parte de un patrón del Estado para acusar, castigar y criminalizar a la disidencia

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here