En la tercera jornada del Grupo EChelsea recibió en Stamford Bridge al Rennes. Los de Frank Lampard debían ganar para mantenerse en la punta y no perder terreno con el Sevilla.

El Chelsea arrancó imponiendo condiciones rápidamente. A los nueve minutos, Timo Werner recibió un balón largo dentro del área contraria, controló y cuando quiso enganchar a su marcador Dalbert, este le hizo una zancadilla. Pena máxima que convirtió el delantero alemán.

La anotación le sirvió al Rennes para despertar y empezar así a buscar el empate. Steven N’Zonzi se encargó de mover los hilos del equipo francés desde la mitad. Todos los ataques iniciaban por sus pies. Eso sí, faltó claridad en el último tercio, zona en la que estuvieron seguros Kurt Zouma y Thiago Silva.

Pasaron los minutos y las ocasiones de gol brillaron por su escasez. Tan solo un remate desviado de Hakim Ziyech y el gol de Werner. Poco más. El local se relajó y le dio el balón a un Rennes que no supo qué hacer.

Justamente la primera clara del conjunto visitante llegaría a los 33 minutos de juego con un tiro libre envenenado de Benjamin Bourigeaud que no pudo ser conectado en el segundo palo por Martin Terrier Nayef Aguerd.

A los 38 se le complicaría la vida al conjunto visitante con Dalbert como protagonista, nuevamente. Tammy Abraham probó con un remate de media distancia y el lateral brasileño se interpuso. El balón dio en la mano.

Aunque el juez no lo notó, el VAR le recomendó ver la jugada. Al final fue una segunda pena máxima para Chelsea y además segunda cartulina amarilla, roja en conclusión, para Dalbert. Werner no perdonó y anotó el 2-0.

Al comenzar la segunda parte, los ‘Blues’ sentenciaron el partido. Ziyech habilitó a Reece James que de primera mandó un centro a media altura y Abraham tan solo tuvo que definir. Goleada en Stamford Bridge.

Con uno menos y estando tres goles abajo, el Rennes se limitó a defender para cuidar la diferencia de gol. Los dirigidos Julien Stéphan bajaron revoluciones y no salieron a disputar un partido que estaba perdido.

Tanta era la tranquilidad que Frank Lampard decidió dar descanso a futbolistas importantes como Thiago Silva, Ngolo Kanté, Ben Chilwell, Ziyech y Abraham. Los segundos 45 minutos fueron un trámite completo.

A los 83′, Clément Grenier pudo anotar el de la honra para Rennes tras una gran corrida de Hamari Traoré, pero su disparo fue atajado de forma extraordinaria por el golero Edouard Mendy.

Al final fue victoria por 3-0 del Chelsea que suma siete unidades y es líder del Grupo E junto al Sevilla. Rennes es colero con una unidad al igual que Krasnodar. /AFP

MERIDIANO DEPORTES

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here