MADRID.-Un remate de Jorge Molina al fondo de la red tras una jugada de pizarra y una genialidad del venezolano Darwin Machís, ambas acciones en la segunda parte, le sirvieron al Granada para remontarle al PSV Eindhoven en la jornada inaugural de la Liga Europa y cosechar la victoria (1-2) en su primer partido oficial en competición europea.

Lo mereció el conjunto nazarí. Si la primera parte estuvo igualada, con un espectacular Mario Götze por parte del PSV Eindhoven, en la segunda el Granada firmó 45 minutos para enmarcar.

El Granada comenzó el partido con un puñetazo en la mesa, generando una ocasión en el primer minuto con un disparo de Machís. Las internadas del lateral Dimistri Foulquier al área local por la derecha generaron más de una oportunidad.

La primera media hora de juego estuvo animada, con ambas escuadras jugando a no cometer errores.

El primer golpe para el Granada llegó en forma de lesión. El centrocampista Maxime Gonalons, que no estaba haciendo su mejor partido, se dio un golpe en la rodilla con Jorrit Hendrix y tuvo que ser sustituido por Ángel Montoro.

Al filo del descanso, el conjunto nazarí sufrió algo similar a una novatada universitaria. Yangel Herrera cabeceó al fondo de la red un excelente tiro libre que fue anulado por fuera de juego.

El Granada en cambio salió con todo desde el túnel de vestuarios y bordó el fútbol en una segunda parte en la que superó a su rival en todas las líneas. Puertas avisó rematando regular un buen centro de Molina. No importaba, ya habría tiempo para remontar.

A la siguiente, la pizarra de Diego Martínez hizo su aparición. Luis Milla dio un pase largo a la derecha tras un tiro libre, Puertas le dio como vino de volea y la dejó en el segundo palo, donde Molina esperaba. El delantero remató con la pierna, le dio al larguero y entró con la inestimable ayuda del portero Mvogo.

No pasaron ni diez minutos cuando el venezolano Darwin Machís se sacó de la chistera el gol de la noche. Avanzó por la banda izquierda, nadie se interpuso en su camino y llegó a la esquina del área local. Allí armó la pierna derecha, puso la mira en la esquina de la portería y la enchufó de rosca a la escuadra.

La defensa del Granada por su parte aguantó bien las acometidas del PSV Eindhoven, las últimas con más corazón que cabeza. Con el 1-2 final, el Granada se pone colíder del grupo E de la Liga Europa con tres puntos, el Omonia y el PAOK empatan a uno y el PSV cierra la clasificación con el casillero de puntos a cero.

EFE

UNION RADIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here