Desde hace varios años, los sindicatos que representan los trabajadores del sector salud en Venezuela denuncian la crítica situación socioeconómica que atraviesan sus agremiados, por los bajos salarios que reciben.

EL ESTÍMULO

 

 

Hoy, la gran mayor de ellos recibe un salario mínimo de Bs. 400.000, lo que al cambio de esta semana corresponde a menos de un dólar $ 1, mensual. Ni de lejos esto les alcanza para comprar alimentos. La salud de estas personas dedicadas a cuidar la vida de los otros está afectada por esta situación. En general, presentan perdida peso padecen distintas enfermedades y condiciones, entre ellas desnutrición. Deben buscar dos y tres trabajos adicionales para sobrevivir.

 

 

Para ayudar con la nutrición de estos trabajadores, líderes sindicales han activado un programa de donación de 1.000 almuerzos diarios, en ocho hospitales de Caracas, que no solucionan el problema, pero sirven un apoyo.

Niños con hambre

Wendy Vargas tiene 41 años de edad, es madre de dos hijas y abuela de un niño de 9 años. Trabaja como camarera en el hospital Oncológico Luis Razetti, ubicado en la parroquia San José, de Caracas.

Dice que después de cumplir su horario en el hospital se traslada hasta un comercio en donde ayuda a la limpieza, para así ganar un poco más de dinero, que destina a la compra de comida.

“En el hospital tengo un salario mínimo de Bs. 400.000, de cuyo monto me descuentan la ley de política habitacional, el servicio funerario, la caja de ahorros y las cotizaciones para el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, IVSS. Ese dinero no me alcanza para hacer un mercado, ni siquiera para comprar medio cartón de huevos”, dijo Vargas.

Con ese dinero apenas se compra un kilo de harina de maíz.

Asegura que la situación más fuerte que le ha tocado vivir es no poder ofrecerle una buena alimentación a su nieto.

Lee la nota completa en EL ESTÍMULO

LA PATILLA

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here