Hay fechas en la historia política de Venezuela que son memorables y trascendentales, sin embargo, la del 23 de enero de 1958, pudiéramos asegurar que se trata  de las más recordada como el paradigma de la unidad popular que libró a nuestro país de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Mucho se ha escrito sobre tal suceso, tanto por sus protagonistas como por historiadores e investigadores sociales; coincidiendo la mayoría en que el entendimiento entre las distintas fuerzas políticas opositoras al régimen, fue clave para dar al traste con el mismo. El manejo de la realidad por parte de los líderes de la resistencia, sobre todo los de Acción Democrática y el Partido Comunista de Venezuela, determinó que las decisiones y acciones conjuntas tuviesen el impacto que se necesitaba en  esos momentos para que el pueblo venezolano se incorporara a la protesta y a la lucha frontal en pos de su libertad.Fueron estos adalides junto a otros venezolanos tanto ilustrados como del pueblo llano que contribuyeron a que se forjara la unión de toda esa inmensa mayoría que el dictador había burlado en el fraudulento plebiscito del año 52. En ese ínterin posterior y durante seis dramáticos años, la oposición lamió sus heridas, lloró a sus muertos y desaparecidos, pero no cejó en el empeño de consolidarse como un todo, como una sola voz, dejando a un lado las ambiciones particulares y centrándose en la salvación de la república. Para ello, se convocó  voluntades de todos los partidos políticos, fuesen legales o clandestinos, a los gremios, a los ciudadano de a pie, a las amas de casa, a los campesinos, a los obreros, a los estudiantes…y hasta a los militares!! Tal convocatoria se consolidó magníficamente en ese estallido glorioso llamado 23 de enero,  cuya vigencia y legado tenemos el sagrado deber  como demócratas de preservar, sobremanera cuando estamos atravesando uno de los peores momentos políticos de nuestra democracia, con un gobierno que no tiene escrúpulos para mantenerse en el poder saltándose la Constitución a cada momento ,sin ningún atisbo de rectificación en sus hasta ahora erradas políticas económicas  que han llevado al país a una depauperacíón colosal, con  todo el deterioro social que eso conlleva, golpeando sin misericordia a nuestros conciudadanos más vulnerables. Por otro lado un oposición cuya obcecación nos ha colocado al borde del abismo, que sigue apostando a una salida “sin salida” y continúa en una actitud de perdonavidas hacia aquellos que hemos insistido en la política del diálogo y la reconciliación, de la participación electoral y la defensa del voto como el único instrumento democrático que nos permitirá una salida pacífica. Es este el dramático escenario en el cual vamos a recordar los 63 años del 23 de enero de 1958 y va a depender de nosotros si la historia podrá repetirse. Desde la Dirección Regional del MAS, recordamos con orgullo a esos patriotas que lograron que la palabra POLÍTICA tuviera ese días la grandeza que le han sustraído. 

Dirección Regional MAS Bolívar

SALVADOR RODRIGUEZ PRESIDENTE MAS BOLIVAR

GIOVANNI CALDERA..SEC.GENERAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here