Pese a ser el estado más grande del país, Bolívar no fue incluido en la programación de apertura de vuelos nacionales anunciada por el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC)


Ser incluidos en la reactivación de vuelos comerciales, esta es la petición que realiza la Cámara de Turismo del estado Bolívar luego del que el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) anunciara la activación progresiva de varios vuelos a nivel nacional e internacional.

Según los publicado por Correo del Caroní, 5 mil familias dependen directamente de las rutas aéreas en la entidad, y es que recordemos que Bolívar a parte de ser el estado más grande de Venezuela, es también uno de los espacio claves para el turismo.

«Todos dependen de la movilidad que puede haber entre un sector a otro, la conectividad es indispensable, es imposible pensar en una región tan grande sin conectividad aérea», dijo entonces el presidente de la Cámara de Turismo del estado Bolívar, Gilbert Amarza, quien además, manifestó su preocupación por esta decisión, que excluye a la entidad del programa de reactivación progresiva de las rutas aéreas.

Insistió en la necesidad urgente que desde el Estado se considere esta decisión, «queremos que las autoridades tomen cartas en el asunto y que abran nuestros aeropuertos», y que además, Bolívar es la única entidad del país conectada por cuatro aeropuertos. Uno de ellos, el Internacional Manuel Carlos Piar de Ciudad Guayana, tiene un aproximado de 20 vuelos comerciales y acceso a al menos siete ciudades del país.

Explicó que debido a la cuarentena implementada desde la administración de Nicolás Maduro el pasado 13 de marzo, como parte de su intento por contener la propagación de la pandemia generada por la covid-19, el sector turístico del país lleva paralizado al 100% por lo menos siete meses, especialmente los destinos que requieren acceso aéreo y del que dependen principalmente las comunidades indígenas de la Gran Sabana.

La situación preocupa a la cámara porque, incluso antes de la pandemia el sector estaba seriamente golpeado por la escasez de combustible, la militarización del territorio (que trajo consigo los hechos violentos entre 2018 y 2019), y el avance de la minería ilegal como forma alternativa de sustento en áreas protegidas.

Almarza señaló que las pérdidas económicas en el sector no se pueden calcular. De permanecer paralizado, el sector turístico que requiere movilización aérea enfrentará un escenario incierto en enero de 2021, incluyendo la posible desaparición de más boleterías.

Hasta ahora, la cámara calcula que hay, entre todas las agencias aéreas de la entidad, un promedio de entre 700 y 800 solicitudes de vuelos pendientes. La demanda proviene de personas que requieren salir o entrar al estado, no solo por motivos turísticos, sino de salud, negocios o reencuentro con familiares.

“Para ir al Roraima está prohibido en este momento por Inparques todas las subidas y no se sabe cuándo se van a reactivar, igual Canaima… no hay cómo programarse, lo que hay es mucha incertidumbre”, dijo.

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here