RÍO DE JANEIRO.- Siete meses después de la llegada del coronavirus a Brasil, la samba vuelve a agitar las calles de Río de Janeiro, una ciudad que se ha entregado de lleno a la «nueva normalidad» pese a los aún elevados índices de contagio.

Las «ruedas de samba» han resurgido en los últimos días en la «Cidade Maravilhosa» tras recibir la luz verde de la Alcaldía de Río de Janeiro, que la pasada semana dio un paso más en su proceso de desescalada.

La samba se apodera así de la calle Ouvidor, uno de los puntos más tradicionales de Río de Janeiro y que, como el propio Machado de Assis escribió en 1876, es el «resumen» y el «rostro» de la capital fluminense.

Allí, una vez por semana, músicos, vecinos, cariocas y turistas se reúnen para escuchar la samba, una palabra que en Brasil tiene género masculino y en los últimos meses estuvo silenciada en las calles debido a las restricciones impuestas por la pandemia que deja más de 150.000 muertos y 5,1 millones de casos en todo el país.

Al ritmo de la música, los amantes de la samba vuelven a frecuentar uno de sus templos callejeros predilectos, en el que la feijoada, el plato más típico de la culinaria brasileña, se sirve junto con cerveza fría.

«Nunca dejé de lado la samba, aún estando en casa, en el aislamiento. La escuchaba en casa para no sentir nostalgia de algunos puntos de Río de Janeiro que frecuento (…) Pero al escucharla en directo, en la rueda, la energía es diferente», aseguró el profesor Eduardo Silva, de 42 años.

Rueda de samba en la calle céntrica Ouvidor, en Río de Janeiro, Brasil / EFE

EFE

UNION RADIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here