Los expertos consultados por TalCual vaticinan un cierre de año difícil, de «sálvese quien pueda» y que si no se toman las medidas correctas o no se consolidad acuerdos políticos, el país podría pasar del «sálvese quien pueda» a una escenario mucho más complicado para el 2021


Economistas y representantes de los sectores económicos del país consideran que la recuperación de la economía venezolana solo podrá materializarse con la consolidación de un acuerdo político que contribuya a hacer un plan económico y financiero para ayudar a los diferentes sectores de la nación y a la ciudadanía.

Durante el foro «¿Cómo activar la economía venezolana una vez acabe la pandemia?», realizado por TalCual este 30 de septiembre, el presidente de Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), Ricardo Cusanno, aseveró que una de las cosas que permitiría el acuerdo entre las fuerzas políticas del país será el rescate del poder de compra de la ciudadanía y las condiciones de carácter estructural, como por ejemplo la electricidad o el tema de la gasolina.

 

 

El máximo representante de Fedecámaras argumentó que la nación necesita que los fondos que fueron destinados por la Unión Europea (UE) para ayudar al país en medio de la covid-19, sean usados para dar algo de oxígeno al país. Explicó que si existiesen acuerdos políticos se podría dar de forma temporal un salario vital a la ciudadanía, y que esto no solo ayudaría a que el ciudadano recupere el poder de compra sino que generaría una suerte de activación de la economía nacional.

«El empresariado reafirma el compromiso institucional para poder sostener los puestos de empleo y las santamarías y sobre todo para poder procurar la independencia ciudadana a los consumidores», agregó.

Utopía

Por su parte, el economista Luis Oliveros aseveró que es utópico pensar que la solución política está a la vuelta de la esquina y que Venezuela pueda generar crecimiento económico en el corto y mediano plazo.

Aseguró que las condiciones económicas son complejas y también tienen particularidades que quizá ningún otro país tenga, pues en otras naciones hay consenso para minimizar los efectos de la pandemia en la población más vulnerable que pasan por ofrecer ayudas a la empresas para pasar la crisis.

Oliveros enfatizó que Venezuela sufre una emergencia muy diferente a la que podría enfrentar el resto del mundo, pues no solo vive los efectos de la pandemia sino también las consecuencias del mal manejo de los recursos del estado y que se ha traducido en una caída nunca vista de la producción petrolera, recesión económica y tres años de hiperinflación.

«Venezuela atraviesa una crisis muy económica fuerte y las sanciones no permitirán llevar a cabo políticas que permitan saldar deudas y esto complica más el panorama. Hay una gran parte de la población que es pobre y necesita que esta economía crezca», matizó.

Asimismo, señaló que el set de problemas y limitantes que tiene Venezuela impone una estrategia diferente para enrumbar la economía. En este sentido, sostuvo que la crisis política que no termina de resolverse complica aún más la grave situación económica del país, por lo que estima que deben buscarse consensos no solo políticos sino de actores de la sociedad, pues a su juicio es utópico pensar que el país podrá generar crecimiento económico en un corto o mediano económico con la infraestructura existente.

Mucha más precariedad

Con Luis Oliveros coincidió el director de la consultora Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, quien aseveró que si no hay una solución política que permita una transición ordenada y el entendimiento entre los actores, la economía no podrá entrar en una senda de recuperación.

«Ni el chavismo ni la oposición sola está, en estas condiciones, tiene capacidad para sacar al país adelante y eso lo tenemos que entender», agregó.

Asdrúbal Oliveros resaltó que Venezuela ya enfrentaba una crisis cuando llegó la pandemia por la covid-19. En este sentido, opinó que no tiene sentido hablar de recuperación inmediatamente pase la pandemia porque la emergencia sanitaria tomó al país arrastrando una contracción económica desde 2014.

Destaca que mientras el resto del mundo entrará en un período de recuperación económica normal, una vez aparezca la vacuna, Venezuela continuará en condiciones precarias porque las razones estructurales que provocaron la caída económica no fueron producidas por la covid-19.

«La mayoría de los países una vez aparezca la vacuna y logren ciertos niveles de control entrarán en un ciclo rápido de recuperación económica. Mientras Venezuela, al no resolver los problemas estructurales, continuará en el ciclo de deterioro que arrastramos: de economía pequeña y desigual, por lo cual se aleja de América Latina y pasa a parecerse más a África, sobre todo por las desigualdades regionales, colapso de servicios y crisis política» matizó.

Para Asdrúbal Oliveros una de las cosas que ha sido evidente en medio de la pandemia es la incapacidad del Estado para afrontar la crisis derivada de la misma, y eso es una diferencia sustancial con respecto a América Latina. En este sentido, infiere que la covid-19 dejará a la nación viviendo condiciones mucho más precarias de las ya tenía.

Un día a la vez

En representación del sector agropecuario, Armando Chacín, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga) dijo que no es posible precisar en qué momento el país podría superar los efectos causados por la pandemia pues «no somos ni un país de tercera».

Aseveró que el sector trata de subsistir en medio de la calamidad, pese a no tener cómo salir adelante. Chacín señaló que no tienen cómo movilizarse y viven la crisis «un día a la vez» por lo que no saben si podrán llegar al «momento después» de la covid-19.

«Yo creo que lo más importante es que tenemos 34 millones de hectáreas para producir aunque podemos tener al servicio ocho millones. No tenemos la capacidad financiera. Lo que tiene el sector bancario no da ni para comprar los repuestos de los tractores dañados. Tenemos muy malas expectativas para lo que vamos a enfrentar», dice.

Del mismo modo apuntó que aunque el sector cuenta con mano de obra capacitada y las ganas de continuar trabajando, necesita mucha ayuda internacional para arrancar pues si llegase a recuperar la economía de la ciudadanía no habrá ni carne ni leche para todos.

Para 2021

Los expertos consultados por TalCual vaticinan un cierre de año difícil, de «sálvese quien pueda» y que si no se toman las medidas correctas en el término político el país podría pasar del «sálvese quien pueda» a una escenario mucho más complicado para el 2021.

Para Ricardo Cusanno, presidente de Fedecámaras «lo más importante es procurar los espacios de sensatez pues de no hacer se avecinarán un 2021 más devastador para la ciudadanía».

En tanto, Asdrúbal Oliveros detalló que se estima que el año termine con una contracción de 32%, una inflación que puede ser superior a 4.000% y una contracción de ingresos de divisas de 76%. Olvieros afirma que esto es una muestra evidente de la profunda crisis que vive el país y que no es responsabilidad de la covid-19, sino que en dado caso se acentuaron con la llegada de la emergencia sanitaria.

Tras las cifras expuestas por el director de Econoanalítica, el presidente de Fedenaga, Armando Chacín, concluyó en que estas solo ratifican que Venezuela no se escapará del crecimiento de la pobreza que dejará en los países la pandemia.

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here