El irregular servicio en Puerto Ordaz obliga a sus habitantes a llenar diariamente tobos y botellones de agua, o comprarla, para cubrir necesidades de aseo, consumo y preparación de alimentos.

Jhoalys Siverio

Los vecinos de una vereda de la urbanización Villa Colombia, en Puerto Ordaz, llevan al menos cinco meses conectando mangueras en sus casas para surtir de un poco de agua a las familias que viven al frente.

Generalmente, el suministro de agua se interrumpe entre las 11:00 am y las 12:00 del mediodía, y retorna al siguiente día entre las 6:00 am y 7:00 am.

Guayaneses se ven obligados a llenar diariamente botellones y tobos de agua ante el irregular servicio en los hogares | Fotos William Urdaneta

“Aquí somos solidarios con los vecinos, así es como podemos sobrevivir”, comenta una de las vecinas de la populosa urbanización de Puerto Ordaz.

En la casa de al frente tratan de cargar 210 litros de agua entre tobos, botellones y tambores. Adicionalmente deben comprar botellones de agua para el consumo, porque la que llega por tubería es amarilla.

Miriam de Zugaray tuvo que instalar una bomba en el tanque para que pudiera llegarle el agua. Aun así tiene que llenar de tobos para la limpieza diaria.

“El agua que llega por la tubería es sucia, sucia, pareciera que la agarran del Orinoco y la echan directamente al tanque y nos surten a nosotros sin tratarla. Para el consumo y para cocinar tengo que comprar botellones”, afirmó Miriam, quien a veces recurre a buscar agua en una toma disponible en una lavandería en el sector Castillito, a donde acuden casi todos los vecinos de esa zona.

Agua de la calle

En la urbanización Orinoco todos los días acuden personas de ese y otros sectores a abastecerse por medio de una tubería, cuya agua aseguran es cristalina. Incluso, sostienen que se le ha hecho estudios y es totalmente potable. Le tienen más fe que al agua que llega a sus casas.

“El agua que llega por la tubería es sucia, pareciera que la agarran del Orinoco y la echan directamente al tanque”

“Si pones a congelar esta agua no se pone amarilla como la que llega a las casas, que esa es agua amarilla”, comentó una señora que terminaba de llenar varias botellas.

Seguidamente llegó José Escalona, residente de Villa Náutica, donde desde hace cuatro día no cuentan con el servicio.

“Cuando no hay agua en la casa, acudo acá. Ya comprar un botellón te sale entre 150 mil y hasta 200 mil bolívares. Lo otro es que hay muchos botes de agua en la ciudad y ves que el agua es mucho más limpia que la que llega a las casas”, manifestó.

Cerca del CTE Cachamay vive Alfonso Navas. En su casa el agua llega alrededor de la 1:00 pm, pero de la mala calidad lo obliga a hervirla o recurrir a comprar agua potable para su consumo. “Esa agua que tiene que ser clarita, más nunca llegó”, dijo.

De acuerdo con el Observatorio de Servicios Públicos de Ciudad Guayanael agua es uno de los servicios con mayor afectación. En Puerto Ordaz, Cachamay es la parroquia más afectada (33.3% de afectación), mientras que en San Félix, es Vista al Sol (40%), seguida de las parroquias Dalla Costa y Chirica (33.3%).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here