Las proyecciones apuntan a que una vez que se abra la frontera con Colombia se produzca una «estampida» de venezolanos que huyen de la crisis interna, y que incluso se duplique el número de migrantes que salía antes de la pandemia 


Denis Colina salió caminando de Valencia, estado Carabobo, el jueves 29 de octubre a las 4:30 pm. Su destino es la ciudad de Cali, Colombia, ubicada a 1.633 kilómetros de distancia. Colina emprendió su trayecto acompañado de tres sobrinos menores de edad, sobre sus espaldas cada uno lleva un morral tricolor, y en sus pies solo uno calza zapatos; los demás van en cholas.

Es la segunda vez que Denis Colina abandona Venezuela en busca de mejores oportunidades. La primera fue en 2018 cuando partió a Bogotá. “Estuve siete meses y me regresé porque no me gustaba estar separado de mi familia, pero esta situación está demasiado fuerte y me toca salir otra vez a luchar por ellos”, dice el hombre de 37 años de edad, quien deja a su esposa, a sus dos hijos de 12 y 9 años, y a su mamá.

La historia de Colina y sus tres sobrinos es similar a la de los demás venezolanos que empezaron a salir del país en las últimas semanas. Según una evaluación rápida de necesidades del Grupo Interagencial sobre Flujos Migratorios Mixtos (Gifmm), el porcentaje de caminantes que ha estado cruzando por trochas para huir de la crisis venezolana en medio de la pandemia por el coronavirus y con intención de permanencia en Colombia pasó de 41% a 60%, entre finales de agosto e inicios de septiembre.

En este sentido, David Smolansky, Comisionado de la Secretaría General de la Organización de Estados Américanos (OEA) para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, afirmó en entrevista con TalCual que “las autoridades colombianas registran, hasta la fecha, aproximadamente unas 500 personas que están cruzando diariamente la frontera entre Venezuela y Colombia por las trochas”.

El ingreso de venezolanos por pasos ilegales hacia Colombia ha levantado las alarmas en este país y llevó a que se reforzara la seguridad en estos puntos, también para evitar que los migrantes se desplacen sin control en medio de la pandemia y causen problemas sanitarios como el de Pamplona, donde las autoridades colombianas aseguran que hay una emergencia sanitaria por falta de protocolos de seguridad y la acumulación de venezolanos.

Venezolanos camino a Pamplona

Venezolanos vía Pamplona

El Secretario de Fronteras, Asuntos Migratorios y Cooperación de Norte de Santander, Víctor Bautista, aseveró que en la actualidad “Colombia no está lista para atender el flujo migratorio como se está viendo en la carretera hacia Pamplona”. Asimismo, el 14 de octubre de este año dijo que conversaron con la Gobernación del Táchira para solicitarle que comunicaran a lo interno de Venezuela “la situación de inconveniencia de entrada irregular en condiciones sanitarias sensibles y que logística humanitaria no está lista. No podemos atender irregularidad”, enfatizó el funcionario.

Luna Perdomo

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here