Human Rights Watch también mencionó los informes de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, así como el informe emitido en septiembre de 2020 por la Misión de Determinación de Hechos


La organización internacional Human Rights Watch (HRW) publicó su informe sobre la situación de los derechos humanos en 2021, y resaltó la situación de múltiples violaciones de DDHH cometidas en Venezuela, bajo el régimen de «represión, corrupción y devastación económica» de Nicolás Maduro.

En el documento, HRW dijo que el hecho de que Estados Unidos abandonara la promoción de los derechos humanos no representó un problema para la región, y puso como ejemplo la situación de Venezuela, donde países se armaron como coalición (Grupo de Lima) y actuaron de forma independiente.

«(El Grupo de Lima) Dejó en claro que sus preocupaciones se referían a principios, no a políticas» y aumentó la presión sobre Maduro al acudir a instancias como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para que iniciara una investigación formal sobre su represión.

Human Rights Watch resaltó que si bien Maduro aún continúa con un gobierno represivo, «está mucho más aislado de lo que hubiera estado si el gobierno de Estados Unidos hubiera continuado con su liderazgo tradicional, en gran parte unilateral, sobre derechos humanos en Venezuela».

 

 

Además, la organización puntualizó varios aspectos sobre la violación a los derechos humanos cometidas en el país, y que se afianzaron durante 2020 como la crisis de refugiados, persecución, detención y tortura de opositores políticos; presuntas ejecuciones extrajudiciales; la impunidad por abusos, la falta de independencia judicial; la emergencia humanitaria y del covid-19; violaciones a la libertad de expresión o amenazas contra defensores de DDHH.

«Venezuela atraviesa una gravísima emergencia humanitaria, con millones de personas que no tienen acceso a una atención de la salud básica ni a una nutrición adecuada. El acceso limitado al agua segura en los hogares y centros de salud ha contribuido a la propagación del covid-19″, aseveró Human Rights Watch.

Sobre la situación migratoria, puntualizaron que el éxodo de venezolanos que huyen de la represión, la escasez de alimentos y medicamentos representa la mayor crisis migratoria en la historia reciente de América Latina. «La dificultad para obtener estatus legal en otros países y las dificultades económicas causadas por las medidas para contener la propagación del covid-19 han provocado que cerca de 130.000 personas regresen al país desde marzo de 2020. Muchos retornados sufren abusos al llegar».

Human Rights Watch también mencionó los informes de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, así como el informe emitido en septiembre de 2020 por la Misión de Determinación de Hechos, que determinó que autoridades del más alto nivel cometieron flagrantes abusos que constituyen crímenes de lesa humanidad.

«El gobierno de Nicolás Maduro y sus fuerzas de seguridad son responsables de ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas por períodos breves y han encarcelado a opositores, juzgado a civiles en tribunales militares, torturado a detenidos y reprimido a manifestantes. Se han valido del estado de excepción impuesto en respuesta al covid-19 como pretexto para arremeter contra opositores e incrementar su control sobre la población», destacó la organización.

luisa quintero

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here