El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, asegura que la consulta popular que ha convocado será presencial, probablemente mediante un mecanismo de participación mixto. Cree que el resultado de la elección en Estados Unidos no cambiará la política de Washington hacia Venezuela pues es «bipartidista»


Juan Guaidó afirma que la política de Estados Unidos hacia Venezuela tiene apoyo bipartidista, recordando su visita a Washington a comienzos de 2020 y las reuniones que sostuvo con Republicanos y Demócratas, el aplauso a casa llena en el Congreso, además de su paso por la Casa Blanca que ocupa Donald Trump. Consideraciones a juego a dos semanas de la elección presidencial en el país norteamericano, donde Joe Biden se perfile como favorito en las encuestas.

El presidente de la Asamblea Nacional, que Estados Unidos reconoce como presidente encargado de Venezuela, afirma que «la política exterior de Estados Unidos ha sido muy clara con el respaldo de la Administración Trump a la causa de la democracia y la libertad venezolana, pero también ha sido bipartidista. Hay un tema adicional: Maduro no tiene un problema solo con la Casa Blanca, sino con la Justicia americana porque tiene un proceso abierto por narcotráfico, y en Estados Unidos hay independencia de poderes».

Dice Guaidó no estar preocupado por un posible cambio en la política exterior de la nación del Norte. «Debo agradecer el determinado apoyo de la Administración Trump. Respetamos el proceso interno de Estados Unidos».

En la entrevista, que publicamos junto al diario español La Razón, Guaidó afirma que, auque no ha hablado con Henrique Capriles «desde hace unas dos o tres semanas», cree que las posiciones de ambos están más cercanas luego de que el excandidato presidencial dijera que sin mejores condiciones democráticas es difícil participar del evento convocado para el 6D, para el cual su plataforma La Fuerza del Cambio se retiró.

-¿Se puede pensar en una reunificación de fuerzas opositoras después de calificativos tan duros entre unos y otros?
-En Venezuela hay una sólida coalición política. Yo no ando con adjetivaciones ni generalizaciones que hacen mucho daño a la causa democrática. Desde la Presidencia Encargada no hubo ningún tipo de señalamiento.

-¿Se puede atraer a Henrique Capriles a su órbita?
-Por la vía de los hechos está mucho más cerca, rechazando el fraude, exigiendo elecciones libres. Ahora, políticamente hay espacio para todos, siempre y cuando compartamos objetivos, haya respeto a las instancias de tomas de decisiones y se participe para avanzar en conjunto.

Guaidó afirma que frente a un dirigente que manifestó su posición, «es momento de resaltar los acuerdos en medio de una dictadura». Insistió en que «los trapitos sucios» se lavan en casa. «El debate se dio en las instancias donde deben darse, como en las direcciones de los partidos políticos, y se tomó una decisión en conjunto de no participar en un fraude, y hubo un dirigente que no estuvo de acuerdo; no le pongamos nombre».

-Pero el nombre es importante. Capriles no es un dirigente más…
-Yo creo en las instituciones, los partidos políticos, la Asamblea Nacional. Todos tenemos un peso político y de representación. Lo importante es que esa posición se acerca hoy a rechazar el fraude. Creo que la mejor forma de expresar las diferencias es en los espacios que corresponden.

Para Juan Guaidó, el respaldo internacional a la Asamblea Nacional que extienda su funcionamiento y a su presidencia encargada está garantizado. «El Grupo de Lima, la Unión Europea, Estados Unidos, Israel, Marruecos, Corea del Sur o Japón, etc, ya se han pronunciado a favor de mantener el reconocimiento al gobierno encargado y el Parlamento hasta renovar los poderes de manera legítima mediante una elección presidencial y parlamentaria».

Es cauteloso al delinear qué pasará en 2021 en el Poder Legislativo, donde el 5 de enero deberá escogerse una nueva junta directiva. ¿Pasará en la Asamblea Nacional extendida? «Eso es un debate en curso. En los próximos días fijaremos posición formalmente de cómo va a ser el mecanismo de defensa institucional. No se trata de defender un espacio sino a la República, y a los ciudadanos que nos dieron un mandato de cambio político, de transición, de proteger los activos en el exterior y tener una interlocución válida con organismos multilaterales y los países en la región. No va haber vacío de poder, ni vamos a dejar desvalida ni desprotegida a la República».

El presidente del parlamento ratificó su aspiración de llegar a Miraflores antes de 2021, pero apunta que «eso va a depender de lo que podamos hacer los próximos días. Maduro vende como un éxito que él está un día más en Miraflores, cuando no puede poner agua ni luz, no controla el territorio, no ejerce soberanía. Nuestra insistencia es lograr la transición».

Y en esas voluntades también están las extranjeras. Por eso ratifica Guaidó que la única manera de evitar que el conflicto venezolano se haga permanente es que los venezolanos y el mundo entero sean audaces. «Hoy hay delitos de lesa humanidad en curso en Venezuela, y aquí inician las reflexiones: ¿de qué sirve la Carta Interamericana de los Derechos Humanos? ¿De qué sirve el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca? ¿De qué sirve la Responsabilidad de Proteger? La única forma de que la dictadura prevalezca es que el entorno nacional e internacional se acostumbre a eso. Y lo hemos visto en el pasado en Cuba. Los venezolanos no nos hemos acostumbrado».

-Sobre eso, usted hizo un llamado a las delegaciones de varios países en las Naciones Unidas en torno a la Responsabilidad de Proteger. ¿Qué respuestas ha obtenido?
-Todo esto tiene sus tiempos, mucho más lentos de lo que quisiéramos los venezolanos. Ya hay un régimen actuante señalado por delitos de lesa humanidad. ¿Cuál es el siguiente paso? Ese es nuestro gran llamamiento a las delegaciones en la ONU.

Juan Guaidó aún no anuncia la fecha para la consulta popular que ha convocado, pero sí afirma que será presencial. «Estamos evaluando un mecanismo mixto. Nos preocupa por supuesto la pandemia, porque Venezuela tiene el sistema de salud más precario en el continente, con 33% de tasa de mortalidad de personal de salud por coronavirus».

-¿Por qué los políticos no acompaña las protestas populares en los pueblos pequeños del país?
-Con los maestros hubo una muy buena articulación con los parlamentaios. Pero tiene que ver con la capacidad de convocatoria, básicamente, y el respeto por la seguridad y la salud de nuestra gente. Los maestros nos dieron una gran enseñanza de que es posible protestar en pandemia. En otros casos es porque son protestas espontáneas en muchos sitios en simultáneo en el país. Es un deber de cualquier político ser canalizador de las demandas sociales, y hay que intensificar esto. Hay que acompañar y hay que convocar. Creo que muchos dirigentes de las regiones han sido precavidos, por respeto a la seguridad personal y sanitaria de la gente. Hay un dilema: protegerse del covid, pero salir de la dictadura. La protesta es elemento central.

tal  cual

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here