Los partidos MAS, Avanzada Progresista, Cambiemos y Soluciones se afanan en aglutinar candidatos de los diversos sectores de la sociedad, de los partidos intervenidos por el TSJ y de quienes, algutinadas a las directivas  legítimas de los otros partidos de la oposición que siguen la línea abstencionista, desacaten esa directriz y quieren participar en las elecciones parlamentarias en una alianza perfecta


La línea del G4 (los partidos de oposición más votados en las elecciones de 2015) es no acudir a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, acción que es respaldada por otras 27 organizaciones que adversan a Nicolás Maduro; sin embargo, desde la mesa de diálogo nacional -mejor conocida como la mesita- se enarbola la propuesta de una alianza unitaria de todos los factores opositores para dar la pelea al gobierno y dejar abierta una ventana por la cual los venezolanos puedan manifestar su descontento contra la gestión madurista.

El pasado lunes 10 de agosto, el presidente del Movimiento al Socialismo (MAS), Segundo Meléndez, hizo un llamado a los sectores abstencionistas de la oposición a reconsiderar su política y sumarse al esfuerzo adelantado en la mesa de diálogo nacional, a quienes desde el bando liderado por Juan Guaidó han acuasado de ser colaboracionistas con el chavismo.

“Sin alianza perfecta nos convertiríamos en aliados del gobierno”, expresó Segundo Meléndez en esa oportunidad, señalando lo imperioso de acudir a la cita comicial con abanderados y planchas con los mismos nombres en todas las tarjetas opositoras que podrán participar.

La “mesita”, como se ha conocido en contraste con las mesas de diálogos que se efectuaron en República Dominicana, Noruega y Barbados, intenta no solo posicionar algunos de sus cuadros en el nuevo Parlamento, sino convertirse en la tabla de salvación de los venezolanos que, cansados por el rumbo que ha tomado el país bajo la conducción del madurismo, duden de la efectividad de la política abstencionista y decidan jugársela expresando su opinión de descontento.

Una alianza sin vetos

«No somos partidarios de ejercer veto sobre ningún factor. El campo democrático es plural, con diferencias y dificultades en distintos momentos y situaciones pero eso no quiere decir que no se pueda construir la posibilidad, colocándose por encima de esas diferencias, de decirle al país que aquí hay la real posibilidad de construir una decisión electoral que pueda tomar en cuenta la opinión mayoritaria de los venezolanos que en un 80% piensa que el actual es el peor gobierno en la historia del país», expresó el secretario general del MAS, Felipe Mujica, al abundar sobre la necesidad de un acuerdo con miras a los comicios parlamentarios.

En su opinión, la oposición no puede cometer el error de ir fraccionada o dividida a la contienda del 6 de diciembre, sobre todo teniendo en cuenta que el gobierno siempre ha tenido como propósito principal en su estrategia política dividir a la oposición.

«Una cosa es que eso sea así y otra es que quienes tenemos la responsabilidad de no dividirla lo hagamos. Debemos colocar por encima de los intereses particulares o partidistas los del país», acotó Mujica.

Por todo ello, insiste en que no se debe  marginar a ningún sector de esa alianza buscada. No cree que porque un partido ha sufrido un proceso judicial y se les han asignado otra directiva, a los integrantes de las mismas se le deban cerrar las puertas acusándoles de ser afines al gobierno.

«No tiene sentido pretender pensar que cuando un partido se ha judicializado no puede participar. Bernabé (Gutiérrez) y Henry (Ramos Allup) pudieron haberse puesto de acuerdo para evitar eso (la intervención de Acción Democrática). También en Copei pudieron hacerlo, se vuelve a colocar el ejemplo de que el gobierno hace las cosas pero alguien siempre aparece (en los partidos) para facilitar que el gobierno haga la salvajada que haga en esa materia. No puede ser factor para nosotros decir que esos actores no son opositores» precisó Mujica.

 

 

Recordó que el MAS también fue objeto de procesos legales (en 2001 cuando surgió una tendencia a la que se conoció como el MAS-menos), pero que no por eso se estableció que quienes impulsaron dicha tendencia fueran adversarios con los que no se podía hablar.

Alianza perfecta es un proceso lento

Luis Augusto Romero, dirigente de Avanzada Progresista, explicó a TalCual que se está haciendo un esfuerzo casi cotidiano para estructurar planchas unitarias en los 23 estados del país, y candidatos unitarios para los diferentes circuitos y también para la lista de diputados nacionales.

“La oposición democrática, a diferencia del gobierno, es plural, la diversidad de opiniones hace más dificultoso el proceso de elaboración de planchas conjuntas donde se preserve el principio de la alianza perfecta. El proceso de negociación es más lento y dificultoso, pero es un esfuerzo que estamos haciendo factores partidistas e individualidades que hemos decidido participar en el proceso electoral”, expresó Luis Augusto Romero, quien ha sido el representante del exgobernador del estado Lara y excandidato presidencial Henri Falcón, presidente de Avanzada Progresista, en la mesa de diálogo nacional.

Indicó que lo mejor por hacer es presentarle al país, una vez que esté lista la premaqueta, una propuesta de candidaturas que tenga el aval, si bien no de todos, sí de la mayoría de los factores que están impulsando esa gran alianza democrática.

Esa propuesta será la que se inscriba el 19 de agosto, cuando está previsto culmine el proceso de postulaciones; sin embargo, precisó Romero, como hay un período de tres semanas para hacer sustituciones, las negociaciones continuarán para seguir construyendo esa alianza plural.

Alianza robusta

Otro de los partidos que hacen vida en la mesa de diálogo nacional es Cambiemos, que dirige el diputado Timoteo Zambrano, otra de las figuras fuertemente atacadas por parte del bando más radical de la oposición por su insistencia en la necesidad de un diálogo con el gobierno. Francisco Matheus, secretario de organización de Cambiemos, explicó que se busca profundizar la alianza con actores no solamente del ámbito político partidista, sino de la sociedad civil, de la Iglesia, sectores económicos y gremiales.

“Cambiemos es un partido nacional. Tenemos estructura en los 24 estados. Somos uno de los más jóvenes, llevamos dos años y sus integrantes también son jóvenes. La mayor fuerza de Cambiemos está en los centros urbanos del país y nuestra política ha sido buscar una alianza lo más robusta posible que pueda hacerle frente al gobierno en estas elecciones”, añadió Matheus.

“Queremos ser un partido bisagra para poder conformar una alianza que pueda derrotar al gobierno en todos los escenarios, lista, circuitos, lista nacional”, aseveró.

Precisó que todo el que quiera participar puede presentar su nombre a consideración y puede encontrar en ese partido un aliado, para lo cual se están llevando a cabo acercamientos con AD, Copei, y los partidos de la Mesa. “Estamos buscando acercamiento con la disidencia del G4; muchos diputados que hoy están escondidos en la falda de Guaidó pero sabemos que quieren participar”, aseguró el dirigente.

Agregó que muchos que militan Voluntad Popular y Primero Justicia quieren acercarse y están evaluando la posibilidad de sumarse a la alianza.

“Estamos preparando todo, no solamente armando maquetas, sino adelantando todo el trabajo para la operación de defensa del voto. Va a ser clave para poder derrotar al gobierno y poder darle una victoria al pueblo venezolano y eso pasa a través de la defensa de los votos y la cobertura de los centros de votación en todas las mesas”, explicó Francisco Matheus.

No ir unidos sería un suicidio

Eduardo Semtei, dirigente de Avanzada Progresista, afirmó que desde hace meses se viene haciendo el esfuerzo por lograr conformar unas candidaturas unitarias de la parte de la oposición que va al proceso comicial y destacó que, de lograrlo, se aglutinará a la oposición y se presentará una visión única que alentará y estimulará a los votantes, que verán en esa unidad la prueba de una voluntad y una determinación, algo que mejorará sustantivamente el número de curules que se pueda obtener.

“Si es cierto, como lo es, que un grupo de desadaptados sociales pretende llamar a la abstención, algo que hasta los obispos lo declaran casi como pecado, y otro grupo de opositores hace esfuerzos por la unidad, sería un contrasentido, una verdadera estupidez, un suicidio inútil que la oposición que sí quiere ir a las elecciones se presente desunida, en varias listas, en varias planchas”, argumentó Semtei.

Confirmó que hay consultas permanentes con todos los partidos de la oposición, Desde Avanzada Progresista, pasando por Copei, Ciudadanos, Soluciones, Cambiemos, y los partidarios de Bertucci, hasta AD, Voluntad Popular y Primero Justicia. “Todas esas reuniones son diarias y ocasionalmente presenciales”, aseguró.

“Si las direcciones ad hoc de PJ, Voluntad y AD se integran y llaman a votar por las listas únicas en alianzas perfectas de la unidad opositora no vemos ningún problema. La unidad en Chile, en Suráfrica, en Polonia, en Brasil, en Túnez y en otros tantos sitios incluyó a toda la gama opositora para derrotar a los dictadores de cada uno de esos países”, argumentó.

Impedir celebración del gobierno

Para Felipe Mujica, secretario general del MAS, la alianza perfecta impediría que el gobierno tenga una nueva celebración porque se sepa victorioso para el 6-D. «El sábado pasado (cuando los partidos de la oposición aglutinados bajo el liderazgo de Juan Guaidó anunciaron que no acudirían a las elecciones) el gobierno hizo una fiesta que arrancó a las seis de la tarde de ese día y culminó a las seis de la mañana del día siguiente, y quiere hacer otra cuando se concreten las postulaciones el próximo miércoles cuando se concrete la división opositora».

Aseguró que desde el MAS no se han eximido de hablar con todos los factores de la oposición y que conserva la esperanza de que, posiblemente para cuando venga el lapso de sustituciones de candidaturas, se pueda alcanzar la alianza perfecta.

Manifestó su deseo de que desde el G4 y el sector que dirige Juan Guaidó, se recapacite y haya un acercamiento con los otros factores que sí desean participar en las elecciones.

«Nosotros se lo dijimos una vez a Juan Guaidó, ‘tú principal tarea debe ser convocar a toda la oposición venezolana’. Lo decimos con un ejemplo, y es que cuando la oposición chilena llevaba 17 años de división, tuvieron la posibilidad de contar con Carlos Andrés Pérez (entonces presidente de Venezuela), que con ayuda de Aniceto Rodríguez, trajeron a todos los dirigentes opositores de Chile y los tuvieron reunidos una semana para que tuvieran la oportunidad de reencontrarse. De ahí surgió la concertación que derrotó a Augusto Pinochet. Algo así hay que hacer en Venezuela. Alguien debe llamarnos a todos y decir ‘¿hasta cuándo?’. Esto permitiría que algunos sectores abstencionistas pudieran estar dispuestos a participar», concluyó Felipe Mujica.

José Luis Carrillo

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here