@CrisbelVarela

En los últimos días distintas ONG, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), la oficina del alto comisionado de la Organización de las Naciones Unidas, la Corte Interamericana de Derechos Humanos y más de 15 instituciones católicas, se pronunciaron y condenaron la muerte de Salvador Franco, uno de los pemones presos considerado preso político. Pero los familiares necesitan más que esto, piden ayuda internacionalmente para que los 12 indígenas que continúan privados de libertad en el Rodeo II puedan ser liberados, porque corren el riesgo de vivir el mismo destino.

El pasado 3 de enero la ONG Foro Penal dio la noticia de que había muerto Salvador Franco a causa de complicaciones de salud por tuberculosis, aún cuando tenía orden para ser trasladado, según el coordinador de pueblos indígenas, Olnar Ortiz.

En 2019 los pemones fueron acusados de supuestamente estar implicados en el asalto al Batallón 513, en la Gran Sabana, estado Bolívar. Desde entonces sus familiares claman que se haga justicia alegando inocencia y con lagrimas en sus ojos exigen atención médica, pues no soportan la idea de que puedan morir como Franco.

Según el último balance de Foro Penal en Venezuela existen 350 presos políticos, de los cuales 12 son los mencionados indígenas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here