Home destacados La onda tropical se politiza, por Ángel Monagas

La onda tropical se politiza, por Ángel Monagas

43
0

La semana pasada, tristemente, lo dijimos, que luego de la tragedia de Las Tejerías vendrían otras. No es la naturaleza, ella no castiga a nadie ni tiene sentimientos. La naturaleza es así y el hombre no termina de entender que no podemos exigirle que se comporte. La cosa es al revés, somos nosotros los que tenemos que entenderla y adaptarnos, prepararnos a sus designios. Ella siempre reclama lo que le pertenece.

Nosotros nos creemos dueños e invadimos sus territorios sin respetar las reglas. Se construye donde no se debe ni como se requiere. No puede pasar nada distinto si las autoridades no actúan y, peor si la gente, la opinión pública, calla y no reclama los errores al no planificar.

En Aragua no es la primera vez que esto ocurre ni será la última, para desdicha de la población. La tragedia de 1987 no enseñó o, mejor dicho, no se aprendió. Igual lo sucedido en 1993 y en 2022 en Tejerías tampoco pedagógicamente fue internalizado.

Maduro y su ministro se burlan de los afectados y de la opinión pública, cuando señalan a la colonización española como responsable. Tejerías fue fundada en 1904. Hacía tiempo que los hijos se le habían rebelado a la madre patria.

Lea también: Desastres se intensifican por fallas en gestión de riesgos y cero cultura preventiva

Por qué el silencio. La plataforma unitaria debe hacer un receso del tema de las primarias y declararse en emergencia ante las consecuencia de las fuertes y peculiares lluvias. El interés de los partidos no puede estar por encima del país. De hacerlo, la Plataforma Unitaria puede reconectar una dirigencia política que todos los estudios de opinión la ubican en un 10%, sumados todos.

Encuesta Datanálisis. Como es natural, los candidatos y sus seguidores niegan cualquier estudio numérico que no los favorezca, Yo prefiero asumir la parte de valor de cada opinión mostrada a través de estadísticas

Esta encuesta fue pagada por la ONU, nada más y nada menos. ¿Por qué el ente mundial pagaría una encuesta de una empresa mala, sin credibilidad?

Ninguna encuesta muestra la verdad total de quien hace el estudio. Pues el resultado original lo tiene quien lo pagó. No obstante, algo de realidad puede interpretarse. Quién las hace tampoco permitiría que se desnaturalice su contenido.

Ómnibus. Está hecha por personas serias, los suscriptores la pagan. Sus resultados pueden ser «falsos», eso es cierto. Hay que demostrarlo.

Los estudios de opinión muestran que Carlos Prosperi no encarna ese viejo espíritu adeco. Él es el único que de verdad está en campaña en este país. No menos de 6000 activistas pagos haciendo campaña (los que cobran del AirTM). Prosperi está recorriendo el país hace meses y aún no logra que espontáneamente lo mencionen.

De Bernabé ya sabemos que no va. No puede. No lo quiere nadie, ni su familia.

La madurez obliga. La realidad es la que es, Datanálisis no vive de los políticos, vive de las empresas que requieren de ella como plataforma de inteligencia de mercado y de base de insumos de análisis situacional y de entorno. Las más grandes empresas privadas del país son consumidores habituales del Ómnibus de Datanálisis, los eventos de Datanálisis siempre están llenos y eso que las entradas no son baratas.

Bernabé Gutiérrez pasó de 0,3% en julio a 0,1% en septiembre. Carlos Prosperi pasó de 0,3% a 0,1% también…

Algo está pasando que los abanderados oficiales de las facciones de AD se desinflan, merman como el queso en calor. Igual sucede con el alcalde Duque: pasó de 0,4% a 0,1%. María Corina baja estrepitosamente también.

Para el análisis

La Cava no sale de Carabobo, lo que empieza a apuntar a la centralidad de la viralidad para lograr apoyo y conexión con el elector. Los candidatos en campaña abierta, los que dicen que son candidatos, todos bajan, lo que es indicio de que la gente no quiere ver candidatos en campaña ahora. Cae Lorenzo Mendoza, indicio de que el país ya asume que no es una opción.

La tecnología de la información nos indica que cuatro de cada cinco personas tienen teléfonos inteligentes. O sea, quien logre entrar en forma constante al teléfono de la gente liderará las preferencias o sonará en su mente.

or otro lado, parece que de poco sirven las demostraciones masivas…(igual sucede en otros países).

Un dato ejemplificador sobre la inutilidad de los tumultos, lo vimos en Chile. En la reciente campaña del plebiscito constitucional en Chile, las grandes concentraciones las hizo la campaña del «apruebo», y el «repruebo» obtuvo el 60%

Hacer grandes concentraciones hoy no tiene el efecto que hace 10 años. A la clase política tradicional le toca la difícil tarea de desaprender mucho de lo que han hecho siempre, porque lo que ayer funcionaba ya no parece encajar, no da resultados transparentes.

A los adecos les toca aprender que las maquinarias ya no definen elecciones, sino que en términos generales el elector decide por sí mismo, con base en los nuevos esquemas de proximidad que generan los sistemas de información de hoy.

Lea también: Listo el reglamento, a la Comisión de Primarias le tocará desatar nudos opositores

Las personas se muestran más cercanas a alguien con quién habla por WhatsApp todos los días que con alguien que vive en su casa.

¿Cuál era el éxito de las maquinarias? Su capacidad de ser la fuente principal de información política en una comunidad, en tanto y cuanto la maquinaria son grupos organizados de activistas.

Lo mismo le toca al PSUV, tener una nómina de gente y datos no garantiza que la gente te dé el voto. Hoy este monopolio está roto en todas las comunidades, la gente tiene la política en el teléfono.

Repito, en el 92% de los hogares hay al menos un teléfono inteligente. La ágora política es el teléfono, no las plazas, como lo fue en la Grecia antigua.

Cargue niños, bese viejitas, beba café en totuma, pero si no tiene usted un mensaje viral y conectivo está lost in the space aunque tenga 10 mil activistas pagos y haga todas las concentraciones y caminatas masivas que el dinero le permita hacer.

Rosales sigue de segundo

El hombre con mayor olfato político y el que mejor sabe apuntar hacia lo que necesita es Manuel Rosales. Más allá de sus defectos, comprende que las ideologías y los grandes discursos ya no conquistan, sino los votos.

u ejercicio de gobierno ha mantenido hilo directo con las nuevas generaciones como el Plan de Becas. ¿Lo hace para manipular e instrumentalizar?

Señores, Rosales es político y sabe que le queda poco, no puede desperdiciar municiones. Consciente de sus debilidades se rodea o intenta acercarse a los mejores.

El problema es que en UNT, después de Rosales, no hay más nada. Tampoco hay una declaración manifiesta de Rosales hacía la candidatura.

En muchas encuestas, en la mayoría, aparece de segundo. Intenta llevar la centrífuga política al occidente. El centro del país murió en cuanto a liderazgo, salvo pocas excepciones.

Ángel Monagas es abogado y comunicador.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas por el autor de este artículo

Previous articleTras dejar VP, Roberto Marrero denuncia que la oposición quiere acabar con el interinato
Next articleLa migración pobre, por Esperanza Hermida

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here