El Frente Polisario critica que el Consejo de Seguridad no active soluciones concretas para resolver un conflicto estancado desde 1991

FRANCISCO PEREGIL

FOTO..Varios saharauis procedentes de los campos de refugiados en Argelia bloquean al paso fronterizo de Guerguerat, el pasado 21 de octubre.LIAM BACHIR / EFE

El Consejo de Seguridad de la ONU votó este viernes a favor de prorrogar un año la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (Minurso), hasta el 31 de octubre de 2021. La votación, que estaba prevista para el miércoles pasado, se produjo a distancia después de que varios miembros de una delegación diplomática resultaran positivos en las pruebas de covid-19. Entre los 15 países que integran el Consejo, 13 votaron a favor del texto de la resolución -redactado por Estados Unidos- mientras se abstuvieron los principales aliados del Frente Polisario, Rusia y Sudáfrica.

La resolución, según indicó el Frente Polisario en un comunicado, no contiene “acciones concretas” que permitan a la Minurso “cumplir el mandato para el que fue establecida en 1991”, cuando se firmó el alto el fuego entre las dos partes. Aquel mandato, según la organización saharaui, no era otro que “la celebración de un referéndum” de autodeterminación.

Los medios marroquíes, con la agencia oficial MAP a la cabeza, han acogido de forma favorable el texto por entender que apoya la tesis de Marruecos, según la cual la única solución “realista” es la negociación de una autonomía en el Sáhara. Ese plan de autonomía goza del apoyo de Francia, principal valedor de Marruecos ante la ONU, y de Estados Unidos, que lo considera un proyecto serio y creíble. La agencia MAP indicó en un despacho: “La resolución ha consolidado por décimo cuarto año consecutivo la preeminencia de la iniciativa marroquí de autonomía”.

A menudo las autoridades de Marruecos se refieren al Frente Polisario como un simple títere en manos de Argelia. Por eso los medios marroquíes se felicitan de que Argelia haya sido mencionada hasta cinco veces en el texto. En efecto, el Consejo anima a las partes a reemprender el diálogo que se inició en Ginebra en diciembre de 2018 en una mesa redonda en la que se sentaron representantes del Frente Polisario y Marruecos, además de Mauritania y Argelia.

El diálogo de Ginebra fue interrumpido en mayo de 2019 cuando el enviado personal del secretario general de la ONU para el Sáhara Occidental, el expresidente alemán Horst Köhlerdimitió por razones de salud. Aquella dimisión supuso un varapalo para el Frente Polisario, que había ensalzado el esfuerzo de Köhler por superar la inmovilización del conflicto. Casi un año y medio después de su dimisión, la ONU aún no ha designado un sustituto.

Mientras tanto, todo sigue igual en el Sáhara Occidental. Marruecos administra y controla lo que considera sus “provincias del sur”. Y al otro lado de la frontera, en los campos de refugiados próximos a la ciudad argelina de Tinduf, malviven desde hace 40 años unos 170.000 refugiados saharauis, según cifras de la agencia de la ONU para refugiados (Acnur).

La situación solo parece alterarse cada año durante los días previos a la votación del Consejo de Seguridad sobre la prórroga del mandato de la Minurso, cuando se producen tensiones diplomáticas. En esta ocasión, como ya ocurrió en 2017, el Frente Polisario ha decidido bloquear desde el 21 de octubre el paso fronterizo del Sáhara Occidental hacia Mauritania, lo que se conoce como la zona tampón de Guerguerat, un terreno de nadie. Decenas de camiones marroquíes se han visto impedidos de circular hacia Mauritania.

Este año, sin embargo, no es seguro que el bloqueo vaya a concluir una vez aprobada la prórroga en el mandato de la Minurso. El Frente Polisario indicó en su comunicado que “la inacción” del Consejo de Seguridad le ha dejado “sin otra opción que intensificar” su lucha. “Responsabilizamos enteramente al Estado ocupante de las graves consecuencias que sus peligrosas acciones puedan tener para la paz y la seguridad en toda la región”, sostiene el escrito.

Mientras tanto, Rabat ha impulsado en los últimos meses la creación de una docena de consulados de países africanos aliados en las ciudades saharauis de El Aaiún y Dajla. A estos se unió el pasado miércoles el anuncio de que Emiratos Árabes Unidos también abrirá otro consulado en la zona en disputa y se convertirá así en el primer país árabe en hacerlo.

EL PAIS DE ESPAÑA

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here