Los funcionarios de las FAES irrumpieron en la sede de Acción Solidaria por una supuesta denuncia de presunta venta de medicamentos vencidos


El presidente de Acción Solidaria, Feliciano Reyna, denunció la tarde del lunes 7 de septiembre un allanamiento ilegal por parte de funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) en la sede de esta organización gubernamental.

A través de las redes sociales, Reyna indicó que los funcionarios de las FAES tomaron la sede de Acción Solidaria a la 1:45 pm, «en un procedimiento del cual no tenemos ninguna información ni conocimiento sobre sus motivos ni propósitos».

Se conoció que los funcionarios de las FAES detuvieron a ocho integrantes durante el allanamiento a la sede, por una supuesta denuncia de presunta venta de medicamentos vencidos. Los detenidos habrían sido llevados a la sede de este organismo ubicada en Petare.

Sin embargo, pasadas las 5:00 pm, Reyna informó que cinco de los integrantes de la ONG ya habían sido liberados, y que el organismo de seguridad que hizo el allanamiento, se comprometió a devolver todo lo incautado. Quedó al pendiente de las tres personas que aún permanecen detenidas.

 

Tras el allanamiento, la dirección de la ONG perdió todo contacto con el personal que estaba en la sede al momento del allanamiento, y desconocen lo que ocurrió en sus instalaciones. Reyna destacó que desde la fundación de Acción Solidaria, en su sede funciona un centro de atención a personas afectadas en sus condiciones de salud.

Además, en dicha sede funciona un programa de asistencia humanitaria «llevado en conjunto con órganos de las Naciones Unidas para proteger a las personas en sus necesidades apremiantes de medicinas e insumos». En particular, Acción Solidaria ha trabajado en los últimos meses con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

«Ante esta situación exigimos a los cuerpos presentes en Acción Solidaria garantizar la libertad y la integridad física y mental del personal que estaba realizando su trabajo, así como preservar los insumos y suministros con los que trabaja la organización que pertenecen a las personas que los necesitan para proteger sus vidas y salud», señaló Reyna en un breve comunicado.

También exigió el cese de este tipo de actos de hostigamiento y abuso «en contra de las organizaciones de la sociedad civil nacional que realizan trabajo humanitario y de defensa de derechos de las poblaciones más vulnerables y necesitadas del país».

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here