EFE

La japonesa Naomi Osaka, número dos del mundo, debutó en el WTA 1.000 de Miami con una victoria por 7-6 y 6-4 sobre la australiana Ajla Tomljanovic, que presentó batalla en dos duras mangas que alargaron el partido hasta casi dos horas.

El reto de Osaka se mantiene en pie. Nunca ha conseguido llegar a la segunda semana del torneo estadounidense y, antes de iniciar su aventura, aseguró que ese será su reto menor. El mayor, ganarlo. Y, en su primera prueba de fuego, sudó más de lo esperado para pasar de ronda.

Tomljanovic fue una rival dura, rocosa, que peleó cada punto hasta provocar una victoria por la mínima en cada manga. En la primera, la número 77 del mundo rozó la proeza, pero el ‘tie-break’ sentenció a la australiana. Antes, consiguió romper el servicio de Osaka en dos ocasiones, pero en el momento decisivo la japonesa mostró más templanza y ganó 7-3 en el desempate.

En el segundo set, Tomljanovic aguantó hasta el noveno juego. Con 4-4 en el marcador, cedió su servicio y Osaka no perdonó. Aunque la jugadora australiana dispuso de un último punto de rotura, la número dos del mundo resistió y en su primera pelota de partido sentenció a su rival. En la tercera ronda, se enfrentará a la vencedora del duelo Putintseva-Stojanovic.

800 noticias

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here