La ministra Carmen Meléndez precisó que se reunirán nuevamente con los representantes religiosos en 30 días para evaluar un posible incremento del aforo en templos


El obispo de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta, respondió el jueves 29 de octubre el anuncio realizado por la nueva ministra de Interior y Justicia, Carmen Meléndez, sobre la reapertura de templos a partir del 1° de noviembre, diciendo que es la iglesia la que tiene la última palabra sobre este tema y no depende de la administración de Nicolás Maduro.

«Es el episcopado, la iglesia, quien decide cuando se abrirán los templos parroquiales, para que no exista confusión», manifestó el monseñor Moronta y afirmó que este fin de semana es cuando la fecha en la que realmente se abrirán los recintos eclesiásticos, por supuesto, apoyándose en opiniones especializadas para poderlo hacer.

«Aun cuando hayan personeros oficiales diciendo que se abrirán el primero de noviembre, no será ese día sino después cuando se indique. Van a existir limitaciones pues son medida tomadas por la sabiduría médica» dijo Moronta a La Prensa Táchira.

Resaltó que los templos no abrirán por «puro sacramentalismo o espiritualismo», sino porque ya existen las condiciones necesarias para realizar la reapertura, al tiempo que enfatizó que para ello aplicarán medidas estrictas con el fin de evitar contagios.

La ministra Carmen Meléndez informó el jueves 29 de octubre que previo acuerdo con los representantes de las diferentes religiones del país se llevó a cabo la creación de un instructivo de bioseguridad para el retorno de los feligreses a los templos a partir de este 1 de noviembre.

“Se firmó un instructivo con cada uno de los representantes de los diferentes templos de todas las religiones en Venezuela para que se cumplan con las medidas de bioseguridad (…) que fue firmado por todos en la semana de reuniones».

 

Meléndez precisó que el uso de las mascarillas, aplicación de gel antibacterial, lavado obligatorio de las manos, toma de temperatura, desinfección de los calzados y distanciamiento social serán de carácter obligatorio para el ingreso de los ciudadanos a los templos, donde además solo se permitirá un aforo del 40%.

*Lea también: 41% de migrantes venezolanos quedó desempleado durante la pandemia

“En los recintos religiosos habrá carteles con las normas de bioseguridad para que el pueblo las cumpla. Todos deben hacer uso de antibacterial, alcohol, lavado de las manos, distanciamiento físico y toma de temperatura”, explicó en su cuenta en la red social Twitter.

La funcionaria señaló que esta semana que la venidera semana de flexibilización “pueden asistir a los templos los que cumplan las medidas de protección”, también señaló que dichas reuniones pueden ser al aire libre.

Meléndez precisó que las autoridades se reunirán nuevamente con los representantes religiosos en 30 días para evaluar un posible incremento del aforo, reseñó Unión Radio.

Desde que fuera decretado el estado de Alarma por el Ejecutivo a mediados de marzo, las actividades en templos, así como en lugares como cines, teatros, museos, parques y demás sitios que permitan la aglomeración de personas fueron prohibidos como parte de las medidas tomadas para evitar la propagación del covid-19.

En algunos estados, como en Lara -donde Meléndez fue electa como gobernadora- habían algunos presbíteros que llevaban a cabo oficios religiosos pero en los estacionamientos, respetando el distanciamiento social. Pero entonces, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) había dicho que en un comunicado el lunes 13 de julio que tras varias deliberaciones se determinó que los templos en todo el país, así como los demás centros de cultos y oración, estarán cerrados hasta que sea «el momento oportuno». De igual forma, las manifestaciones religiosas que requieran aglomeración de personas quedarán pospuestas hasta nuevo aviso.

Ya en junio la CEV había hecho público un protocolo donde se estimaba que el obispo,luego de tomar en cuenta las disposiciones de las autoridades sanitarias, es quien determinará el momento en el que los fieles puedan acudir a las iglesias «en pequeños grupos» de acuerdo al espacio que cada estructura tenga, donde se exigirá que se cumplan los protocolos establecidos de distancia y demás factores como el uso de las mascarillas.

Respecto a la capacidad de las iglesias para recibir gente, se estima que sea alrededor del 50% del aforo. En ese sentido, se puede prever el aumento de eucaristías o actividades debido a las medidas de distanciamiento de un metro y medio, que debe cumplirse para evitar la propagación del covid-19.

La medida anunciada por Maduro el 21 de octubre de reabrir los templos definió que, al igual que en parques y playas, el aforo sería de un 40%, esto basándose en las cifras publicadas por su administración en la que evidencia que los casos de covid-19 están «bajando», a pesar que hay advertencias de los expertos que se espera un rebrote de la enfermedad.

La vicepresidenta del chavismo, Delcy Rodríguez, informó el jueves 29 de octubre que en las últimas 24 horas se registraron 404 nuevos casos de covid-19 y cinco fallecidos, por lo que las cifras totales crecieron a 91.280 contagios y 789 muertes.

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here