La artista de la banda de pop rock de los ochenta presenta un nuevo álbum, ‘Hi’, inspirado en canciones descartadas de sus trabajos anteriores

CLAUDIA VILA GALÁN

FOTO..Sharleen Spiteri, cantante de Texas, actúa en el escenario del Royal Albert Hall, en Londres, en 2017.BRIAN RASIC / WIREIMAGE

No importa el argumento que se use, Sharleen Spiteri no va a cambiar de opinión. La artista así lo canta desde 1997 en Say what you want (Di lo que quieras) junto a su grupo Texas, y lo mantiene a sus 53 años. A la artista escocesa le gustaría contagiar esa determinación y abolir las etiquetas para que el mundo fuera más libre. Es una de sus máximas, y la ha defendido también con su ropa andrógina y su pelo corto. “Cuando empecé a vestirme así me vi muy atractiva”, comenta este martes en una videollamada. Aunque le exaspera la percepción masculina: “Los hombres pensaban que yo era lesbiana por mi aspecto, ¿quién dice eso?, ¿quién piensa así?, ¿tan pequeño es su cerebro?, ¿o su pene?”.

Como mujer que ha estado en la industria de la música durante 35 años, pienso que somos deseadas, no admiradas. No creo que recibamos el respeto, los elogios, y el prestigio que merecemos

La vocalista de Texas se moja con las respuestas, dice palabras malsonantes cuando se refiere al machismo en la música, o a cómo la sociedad mitiga la ambición femenina. Toda esa injusticia no la frena, la despierta. “Como mujer que ha estado en la industria de la música durante 35 años, pienso que somos deseadas, no admiradas. No creo que recibamos el respeto, los elogios, y el prestigio que merecemos”, denuncia.

El pasado viernes la banda escocesa presentó su décimo disco, Hi, con 14 temas de rock soul que nacieron de los descartes de grabaciones anteriores. En 2018 Spiteri y el bajista Johnny McElhone encontraron sesiones originales y en un principio pensaron en publicarlas, pero escucharlas despertó en ellos nuevas melodías. Los inéditos que hallaron eran de su disco White on Blonde, que la cantante recuerda con especial cariño, no solo por la música: “Recuerdo cuando hice la portada, donde se ve mi jersey y mis ojos, y me sentía increíblemente sexy. Todo depende de cómo lo mires y creo que cuando somos jóvenes no lo comprendemos del todo”.

Ella no quería un novio, quería un amigo. “Me tomó mucho tiempo encontrarlo, me casé por primera vez hace tres años, con 51″, sentencia. Se dio cuenta de que todo la empujaba a tener que elegir el camino clásico o la rebeldía: “Se espera que las mujeres renunciemos a todo para triunfar, pero podemos tener hijos, criarlos, cuidar de ellos, tener una gran vida y mucho éxito”. Se alegra de que su banda la apoyara para mantenerse firme, y sabe que es un trabajo colectivo: “No se trata de que ellos luchen por nosotras, ni de salvarnos; se trata de que estén a nuestro lado”. Está esperanzada por las nuevas generaciones y le decepcionan las instituciones. ”No creo que hayan cambiado. Sigo pensando que son arrogantes, ignorantes, sexistas, racistas y matones”, critica.

Esta parte desagradable de la humanidad la percibe en las redes sociales, caldo de cultivo para abusones. “Solo les diría a los jóvenes que, si están sufriendo, apaguen el aparato. Que se alejen de ese odio”, aconseja en alusión el acoso virtual. Aunque hay discriminación que no se soluciona con la desconexión, como el racismo: “No podemos olvidar que el hombre blanco trató al hombre negro como esclavo. E históricamente todavía hay gente que vive en esa época ignorante, racista y asquerosa. Ser una mala persona y tener pensamientos crueles es lo peor del ser humano”.

Contra el cinismo, el cariño real. “Hay una canción en el nuevo disco, Just Want To Be Liked, que está cargada de sarcasmo”. El amor es la palabra más importante para Spiteri: “Es la intimidad que tengo con mi familia y amigos, y el afecto de la audiencia cuando tocamos nuestra música, y que enciende el concierto. También que amemos a la gente del planeta en el que vivimos, que nos cuidemos unos a otros”. En Hi presentan una balada romántica, algo que no acostumbra el grupo. “Unbelievable llegó de forma muy natural. No me gusta grabar algo cursi al azar. De todos modos, todo depende de quién lo escuche, Should I stay or should I go, de The Clash, para mí es una canción romántica”.

Spiteri habla primero para ella, pero tiene en mente a su hija. “Siempre la he educado para que sea muy clara sobre lo que quiere. Para que, si siente que algo no es correcto, diga: ‘Muchas gracias, no es para mí’ y siga adelante”. Considera que esa capacidad se adquiere con el paso del tiempo: “A medida que te haces mayor, estás más abierta a mostrarte y a hablar de las cosas en las que te equivocaste, de las que te han hecho daño, de la confusión que has sentido. Ahora me miro como mujer y soy más libre de lo que he sido en toda mi vida. Dios mío, me encanta”.

EL PAIS DE ESPAÑA

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here