El politólogo y director del portal Punto de Corte, Nícmer Evans, contó lo vivido durante más de mes y medio que estuvo detenido en la sede de la Dgcim. Aseveró que en su caso hay una intención de amedrentar al chavismo disidente y las posiciones críticas contra el gobierno de Nicolás Maduro y la situación del país


El politólogo Nícmer Evans salió en libertad luego de mes y medio encerrado en la sede de la Dirección de Contra Inteligencia Militar (Dgecim), se le acusó de instigar al odio, aunque no llegó a ser imputado y dice que no le mostraron los soportes para tal acusación. Su experiencia la considera un intento de amedrentamiento por parte del gobierno de Nicolás Maduro hacia la disidencia del chavismo y para quienes, aunque sigan considerándose afines a lo que una vez se llamó “el proceso”, mantengan una realidad crítica ante la dura realidad que vive el país.

El director del portal web Punto de Corte indicó que, durante su cautiverio, conoció de muy malos tratos a otros privados de libertad, dice que actualmente puede sentir temor por todo lo presenciado, pero que se mantiene firme en su postura y su compromiso para luchar por el país.

“La estrategia que establecieron fue de amedrentamiento. Hubo amenaza contra la familia, que estuvo secuestrada cuatro horas; llegué a hablar con quienes serían mis captores, funcionarios de la Dgcim, les pregunté si había orden de detención o tenían orden de allanamiento. Me preocupaba la situación de mi familia. Estaba seguro iban a llegar a donde estaba en ese momento y efectivamente llegaron, eran muchachos jóvenes, es impresionante cómo los utilizan, pero evidentemente tenían instrucción de no tocarme, hubo un fiscal y noté un esfuerzo de cumplir los procedimientos, dentro de la desgracia hubo la búsqueda de conservar las formas”, expresó Nícmer Evans en entrevista para TalCual.

Nícmer Evans comenta que durmió en el piso y no le permitían acceder al baño

Relató Nícmer Evans que, después de la captura, estuvo 18 días durmiendo en el piso, y que durante su encierro sufrió por horas, incluso casi durante la mitad de un día, sin poder acceder al baño, teniendo que orinar en un pote y eso cuando se lo colocaban.

“Hubo intencionalidad de amedrentamiento psicológico hasta que opté por no responder. Hubo amenazas, que me iba a podrir adentro, salí barato en ese sentido”, aseguró.

Sin embargo, dice que su “experiencia” se queda corta ante los abusos contra otros compañeros que tuvo en prisión. “El compañero Demóstenes (Quijada) fue duramente torturado durante semanas. Tiene desgarramiento muscular en uno de sus brazos, de los que siguen adentro no puedo mencionar nada”, señaló Nícmer Evans.

Indicó que la mayoría de los que siguen detenidos son militares. «Yo entré al Dgcim con un criterio de la Guardia Nacional y salí con otro. Así como en la calle es un nicho de corrupción hay mucha gente honesta que ha expuesto su vida, libertad y seguridad y están en esa situación”, apuntó.

Hay chivos expiatorios

“Hay un aspecto importante para resaltar (prosiguió). Hay distintos presos políticos, hay unos del régimen, estuve con Alfredo (Chirinos), exgerente de Pdvsa, gente valiosa que es utilizada para justificar los desmanes de otros y están pagando consecuencias de lo que no hicieron. Gente honesta, gente que tienen tres años y medio esperando proceso. Hay Mucho retardo procesal para alargar de manera injusta, detenciones que no tienen juicio, muchos casos, de Pdvsa y otros vinculados con el gobierno, que son, como se dice en criollo los “pagapeo”, dentro de la estructura y a quienes deciden hacerlos pagar. Los otros son los de las grandes causas, los más conocidos, y otros más pequeños, invisibilizados. Casos desde 2015, que no tienen ningún proceso judicial”.

-¿Fue el intercambio con (el conductor del programa Zurda Conducta) Pedro Carvajalino el causante de su detención? ¿Hay otras personas en el gobierno con quien haya tenido problemas? ¿Con quién tiene facturas pendientes que le quieran cobrar?

– Mi expediente reza lo siguiente, quien me demanda es anónimo y lo que imputan es promoción e instigación del odio, uno contra Nicolás Maduro y el otro atentar en contra de Globovisión y la estabilidad de sus trabajadores, por dos tuits. No aparecen los tuits. Me sembraron, porque no había una causa qué ponerme. Lo que hicieron fue agarrar dos temas de mis tuits y ponerlos allí, A cualquiera lo pueden acusar, es por ir en contra de la ideología de Nicolás Maduro. Esa es la formalidad. No hubo otra cosa. El Fiscal pedía 20 años de condena para mí.

“Carvajalino no tuvo nada que ver (con la detención), la demanda se introduce el 1° de julio, la orden de detención fue el (29 de agosto) sábado y los tuits fueron el domingo (30 de agosto)”, detalló Nícmer Evans.

-¿Cree que su detención también es una advertencia para los periodistas?

-Por supuesto, conmigo confluyen varios mensajes, a la disidencia, al exchavismo, en relación con las posturas críticas y el compromiso con la oposición de restablecer la democracia. A los medios de comunicación y de lo que son capaces. Soy director de un portal, el mensaje es muy claro a los periodistas. El otro mensaje es el político, de la capacidad de sembrar cualquier cosa a quienes estamos lidiando desde la oposición, sin la intención verdadera de lucha de armas. A mí no me podían asociar al dron, a la operación Gedeón, lo mío ha sido público. Es la búsqueda del amedrentamiento en su máxima expresión. No es que no tenga miedo, temor, pero tengo un compromiso con mi familia, mi país, Haré todo lo posible para cuidarme mucho más, pero mira, esto demuestra que cualquiera es vulnerable, pero no podemos amilanarnos.

-¿Cuál es el estatus de la liberación? ¿Qué medidas sustitutivas tiene?

-Tengo indulto, es pleno si nos vamos a un estado de derecho real. Pero a esta hora (mediodía del jueves 3 de agosto) no tengo cédula, no me han dado mis documentos ni copia del indulto. Puedo ser hecho preso de nuevo, me tiran en un matorral y nadie va a saber quién soy. Estoy en mi casa por cárcel, tengo temor de poder ser sembrado, o víctima de otras cosas, no tengo forma de demostrar que soy indultado.

“Hay un documento firmado que prohíbe hablar en contra (añadió). Pero ese derecho no me lo van a quitar, pero es para cuidarse de acusaciones. A la mitad de mi estadía en ese sitio, grabamos un video, es un procedimiento que hacen con todos”.

-¿Para qué cree que hacen grabar esos videos? ¿Tienen algún valor legal?

-Algunos de ellos tendrán temor por las consecuencias de acusaciones de delitos de lesa humanidad, decir que es mentira, es para generar la contradicción, en nombre de la libertad uno tiene que firmar lo que haya que firmar.

Nícmer Evans desconoce acerca de trato para lograr liberación de presos políticos

¿Qué opina de la postura de Henrique Capriles, quien llamó a participar de las elecciones parlamentarias?

-Lo que está en relación con el indulto lo desconozco, trato de saber cómo llegó mi nombre ahí, al papel que dirá que alguien es objeto de un indulto, pero yo no hice nada para ser perdonado. Adentro lograba en algunas ocasiones tener acceso a canal abierto (de medios de comunicación) y uno lograba informarse un dos por ciento de lo que sucedía. Más allá de personalizar en Capriles, Stalin (González) y María Corina Machado, mi rol es hacer entender que los protagonismos, en aras de demostrar quién liberó a los presos políticos, es nimio ante la necesidad y compromiso por la libertad del país.

“Lo demás es tratar de reconocer una negociación y para mí no la hubo. El captor es el que decide que es momento de liberar e involucra a gente de la oposición. Pueden algunos influir en colocar o priorizar unos nombres sobre otros, pero al final la decisión de la liberación es por parte del captor, no es la incidencia de la oposición”, argumentó Nícmer Evans.

Fue enfático al afirmar que no va a permitir que su nombre sea utilizado como ficha política para que alguien se vanaglorie con eso. “Es una circunstancia histórica muy específica”, expresó.

Desea, no obstante, que quien tenga posibilidad de incidir en la lista de futuros liberados, que lo siga haciendo y que incluya a militares.

No avala elecciones parlamentarias del 6D, pero cree en la vía electoral

Con respecto a los debates en el seno de la oposición venezolana, Nícmer Evans manifestó que respeta a quienes van a participar en las elecciones parlamentarias.

“Mi esposa me preguntó si era conveniente inscribirme y le dije que no. Creo que la de diciembre es una elección que no tiene condiciones, pero sí creo en la vía electoral. Me explico, quisiera que los actores políticos, y me comprometo a hablar con todos ellos, debatieran sus posiciones. Comparto el de (el presidente de la Asamblea Nacional, Juan) Guaidó, entiendo el de Capriles, es difícil entender el de Henri Falcón, entiendo su rol, pero no entiendo a María Corina (Machado) Todos estamos de acuerdo en exigir condiciones electorales, pero no creo que deban ser por unas elecciones parlamentarias, no debe ser en una elección con banderas de partidos políticos, una candidatura por una caja de cartón vacío como es la Asamblea Nacional”, sostuvo Nícmer Evans.

Destacó que, una cosa que sí se puede hacer por vía electoral es luchar por algo que los va a unir a todos, y a su juicio esa posibilidad de un referendo revocatorio.

Un revocatorio no es de partido, de persona; no es una elección, es un proceso desicional;, buscarlo para 2021 es factible, aunque debe ser para 2022 pero, así como adelantaron las elecciones de 2018, en el esfuerzo de la presión y del acuerdo, adelantar para 2021 es posible”, planteó Nícmer Evans.

Necesidad de un acuerdo

Para el politólogo, el problema de las elecciones parlamentarias es que es para escoger partidos, y estima que lo que se requiere actualmente es que el país tome una decisión, más allá de elegir a representantes.

“Sería interesante preguntar a Henri Falcón y a María Corina (Machado) si están de acuerdo en un referendo revocatorio, mientras, puede seguir actuando el gobierno de emergencia, puede haber huelga general, pero que sepamos hacia dónde vamos”, advirtió.

En su opinión, si Nicolás Maduro sale mañana del poder por algún mecanismo, el mismo debe ser producto de un acuerdo político.

José Luis Carrillo

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here