Hace una semana que, en el marco de la Operación Escudo Bolivariano, comisiones de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) atacaron la ubicación del campamento de Fabian Guevara Carrascal alias Farley, perteneciente a la facción de Gentil Duarte, el comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) enfrentado a Jesús Santrich e Iván Márquez.

SEBASTIANA BARRÁEZ // INFOBAE

 

 

“A las 6 y media de la mañana empezó todo”, le contó a Infobae Clara Rangel. Ella tiene su vivienda en la población Santa Rosa, estado Apure, donde hay unas 160 familias. Se atreve a declarar Infobae, aun cuando confiesa que su familia está preocupada por las consecuencias. “Es que yo soy venezolana y debo regresar a mi casa en algún momento”, se justifica.

 

 

Subraya que a las 11 de la mañana de ese domingo 21 de marzo, a unos 50 metros de su casa, explota una bomba. “Eso fue algo terrible”, dice mientras se estremece. “Tener que abandonar nuestras casas por una guerra que no nos compete a nosotros. Tener que abandonar para que no nos mataran, no acribillaran a nuestra familia, a nuestro esposo, a nuestro hermano, porque eso es lo que está haciendo el Ejército venezolano”.

Responsabiliza a los militares de estarse llevando a los hombres de la comunidad. “Los maltratan. Roban , porque están robando, quemando nuestras casas simplemente porque ellos dicen que nosotros somos guerrilleros; no somos guerrilleros, entienda eso señor Presidente, señor alcalde, ministro de Defensa, entienda Ejército, Guardia. No somos guerrilleros, somos venezolanos, campesinos, luchadores que día a día, con lo poco que nos ganamos estamos saliendo adelante”.

Le reclama a las autoridades militares, a quienes señala de querer tener más poder. “Nosotros somos entendidos de que ustedes, el Ejército, el Gobierno, tenía un tratado con esa gente”, dice refiriéndose al grupo de la guerrilla colombiana que hace vida en Apure. Y sentencia “mientras uno menos sepa, más vive, pero hoy en día nos quieren matar a todos, porque eso es lo que están haciendo”.

Asegura que “nos han explotado bombas. Ver cómo caían bombas y a los tres segundos escuchar cómo retumbaba eso, es algo de terror. A mí me tocó salir huyendo con mi familia el día lunes, al mediodía, sin almorzar, sacar a mis hijos para que no me los mataran”.

Clara Rangel no duda en manifestar su tristeza por tener que abandonar sus animales, “dejar todo tirado, por el temor que nos mataran, que nos quemaran vivos o el temor que nos asesinaran como asesinaron a esa familia inocente, y los están vistiendo como guerrilleros”.

Están en el monte

“Aquí no hay guerrilleros”, enfatiza Rangel. “La guerrilla está en el monte, está en las montañas. ¡Vayan a buscarlas allá! ¡Vayan a enfrentarse con ellos! Pero no maten a nuestros seres queridos”,

Manifiesta su impotencia por no poder pasar a grabar cómo están las casas. “No puedo, porque me da miedo que me vayan a agarrar y me vayan a matar. Uno no puede hablar, no puede mandar un audio, porque están quitando los teléfonos, se están robando las motos; a mi hermano se la quitaron y se la llevaron, a mi sobrina le quitaron el celular y la plata (dinero), se llevan todo”.

“A mi sobrina la agarraron el día domingo, la tuvieron detenida todo el día y decían que era una guerrillera, cuando es una mujer de 25 años con tres niños y ellos lo que hacían era reírse, burlarse de nuestro dolor”.

Critica el video del alcalde del municipio José Antonio Páez, José Romero alias Chema, “quien hoy sale diciendo que todo está en paz, que no está pasando nada. Entonces cómo hacemos nosotros para volver a nuestras casas y ver todo como está; ¿él lo que quiere es que nos vayamos y nos maten? Pues no, porque queremos tener paz y tranquilidad”.

Le dice a Nicolás Maduro que quieren volver a sus casas, “queremos recuperar nuestras vidas, queremos que nuestros hijos sigan viviendo en paz, que esto termine, ya está bueno de que esa gente quiera pelear con guerrilla invisible, porque ellos van y no encuentran a nadie y entonces atropellan al venezolano que se consiga, al campesino que consiga”.

Reclama que “ya basta, queremos tener paz, queremos tener la libertad que teníamos antes, sonreírle otra vez a la vida, al mundo, pero en paz, con un gobierno que de verdad valore la vida del venezolano, no que nos maten como unos cobardes, matando a la gente sin importarles nada”.

Desde que pasaron para Arauquita, población colombiana al frente de La Victoria, “todos los días escuchamos tiros de ráfagas. No es justo que tengamos que abandonar todo por culpa de un gobierno que es bruto, porque en vez de hacer las cosas como debe, vienen atropellando a la gente, a los ciudadanos, a los venezolanos. Somos venezolanos, no guerrilleros como el gobierno lo dice. No solo en La Victoria están maltratando a la gente, en el eje Arauca completo, casas en El Ripial saqueadas por el Ejército venezolano”.

“No es la guerrilla, no. Son ustedes sinvergüenzas, ladrones, asesinos, que no tienen vergüenza. ¿Por qué nos hacen eso a nosotros los venezolanos? Gracias a esta gente colombiana nosotros podemos estar un poco tranquilos, pero queremos volver a nuestras casas”, finaliza diciendo.

LA PATILLA

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here