Con información de Impacto Venezuela

El Nabarima fue incluido entre los barcos sancionados por EE.UU y mientras esto se resuelve, las socias de Petrosucre no pueden concretar la descarga del petróleo que contiene el tanquero.

Las empresas ENI y Pdvsa no han podido resolver el problema del tanquero Nabarima, varado frente a las costas del estado Sucre. Esperan por la respuesta de los Estados Unidos para comenzar a sacar el crudo almacenado en el buque.

La unidad flotante de almacenamiento y descarga (FSO) de Nabarima, con bandera venezolana, se incluyó en la lista de sancionados en agosto. La información la dio a conocer Argus Media. El FSO, que tiene una capacidad de hasta 1,3 millones de barriles de crudo, lleva 10 años amarrado en el campo Corocoro, en el Golfo de Paria.

Los trabajadores alertaron de las inundaciones semanas atrás. A principios de septiembre, Eni dijo que la embarcación estaba estabilizada y que se resolvió la fuga de agua.

Pero, el plan de la italiana Eni para drenar la carga, considerada un riesgo ambiental, aún debe esperar.

El campo pertenece a PetroSucre. Es una empresa conjunta operada por Pdvsa y sobre la que Eni tiene una participación minoritaria de 26%.

«En las últimas semanas hemos presentado una propuesta técnica de vanguardia a PDVSA», dijo Eni a Argus.

La empresa manifestó que tiene un «diálogo constante y cooperativo» con EE.UU. Pero, «espera de autorización para seguir adelante con la operación».

«Hemos pedido luz verde para proceder. Todo para evitar cualquier riesgo de sanciones. Hay una respuesta pendiente», dijo Eni.

No hay problemas

Por su parte, el gobierno de Nicolás Maduro, niega cualquier problema con el buque. En un comunicado del 5 de septiembre, PetroSucre dijo que el barco no representa ningún riesgo ambiental.

Consideró la información sobre su falta de integridad estructural como «noticias falsas». Dijo que estaban «destinadas a justificar las sanciones de Estados Unidos». Desde entonces, ni Pdvsa ni el régimen venezolano se han pronunciado.

No está claro si una transferencia de barco a barco requeriría una exención específica de la OFAC o garantías explícitas de que la operación, realizada por motivos de seguridad y medioambientales, no violaría las sanciones de EE.UU.

Tampoco está claro si Eni conservaría la propiedad del petróleo para poder usarlo o venderlo, y cómo se pagaría a PetroSucre.

Impacto Venezuela

800 noticias

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here