Nosotros, firmes defensores de mantener la economía activa, hoy venimos a hacer un llamado de conciencia a nuestra gente: la pandemia no es juego, debemos asumirlo y preservar nuestra vida. El país vive un fuerte rebrote de covid-19, especialistas muy cercanos así lo habían advertido y, pese a las exigencias públicas, desde el poder brindaron al país una falsa ilusión de normalidad.

Hoy, más allá de las cifras de Miraflores, todos tenemos un familiar, un amigo, un vecino contagiado. Sabemos de casos cercanos delicados y hasta conocimos a víctimas mortales del virus que azota al mundo. Nuestro deber es seguir al pie de la letra las normas de bioseguridad: doble tapaboca, lavado de manos permanente y distanciamiento social; así como evitar aglomeraciones y procurar no salir de casa de no ser estrictamente necesario.

 

 

En estas horas oscuras que nos han devuelto a marzo de 2020, nuestro deber es insistir ante el Poder Ejecutivo que proceda a vacunar a sectores prioritarios. Nuestros médicos, adultos mayores, niños y personal de primera línea de riesgo no pueden seguir a la deriva. En cuanto al necesario sector privado, debe escucharse a los expertos y poner en marcha planes de contingencia que permitan oxigenar a nuestra ya precaria economía.

Como gerentes, estamos convencidos de la necesidad de permitir al sector privado que traigamos las dosis que las empresas puedan vendernos. Pues, finalmente todos, Estado y empresarios, tenemos el mismo fin: preservar la vida de nuestra gente.

Es trascendental en las actuales condiciones que vive el país, que todos aportemos en la titánica tarea de inmunizar a la población.

También consideramos crucial ante nuestra nueva realidad que el Estado garantice los tan necesarios servicios básicos que permitan a nuestros ciudadanos protegerse y proteger de los suyos.

Nuestras oraciones diarias son para que la ola pase y nuestra gente vuelva a casa sana y salva. Tenemos que cuidarnos.

www.griseldareyes.com

Grisela Reyes es empresaria. Miembro verificado de Mujeres Líderes de las Américas.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas por el autor de este artículo

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here