El analista internacional Andrei Serbin Pont dijo a El Nacional que la divulgación de las imágenes, en las que aparecen funcionarios de la FAES heridos en presuntos combates contra guerrilleros colombianos, viola profundamente cualquier parámetro de seguridad operacional. Los planteamientos de los periodistas Eligio Rojas y Sebastiana Barráez se sumaron a las versiones contradictorias de Vladimir Padrino López, ministro de Defensa, y de Remigio Ceballos, jefe del Ceofanb, sobre los hechos ocurridos en La Victoria

Una serie de fotos que confirmaría la presencia militar rusa en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en el Batallón 923 de Caribes, a pocos kilómetros de la localidad La Victoria del estado Apure, generó contradicciones en el alto mando militar. En las imágenes aparecen funcionarios de la Fuerza de Acciones Especiales heridos, presuntamente, durante los choques armados en contra de guerrilleros colombianos.

 

Había uniformados con impactos de bala y con heridas graves en los pies, pero la atención se centró en un hombre con vestimenta militar que aparece en una de ellas: es alto y de piel blanca. Basados en esas características, usuarios en las redes sociales comenzaron a especular sobre la injerencia extranjera.

El analista internacional Andrei Serbin Pont, director de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales, señaló a El Nacional los elementos claves que dan indicios de la presencia militar rusa, lejos de los rasgos físicos. Principalmente, el experto analizó el armamento y el correaje que llevaba ese uniformado en particular.

El analista internacional Andrei Serbin Pont, director de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales, conversó con El Nacional sobre la foto en la que aparece un militar con características especiales. Foto: @SerbinPont

 

 

Presencia militar rusa, indicios

Indicó Serbin Pont que el militar porta un arma Kalashnikov de un calibre que no es de dotación de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y que además tiene una serie de accesorios que, si acaso, podrían estar en manos de algunas unidades especiales, pero que no se ha visto particularmente en Venezuela.

El hombre lleva puestos zapatos de una marca que no es común en el país, así como un correaje simple que no es estándar de las Fuerzas Armadas venezolanas, señaló Serbin Pont. Dijo que las fotografías fueron tomadas dentro del Batallón 923 de Caribes.

 

 

“Nos suma todo. Esto probablemente es indicio de la presencia militar rusa que está operando en esa base brindando las operaciones de apoyo en la Fuerza Armada. Estos son indicios; yo no tengo el pasaporte del tipo para saberlo (su nacionalidad)”, manifestó.

Expuso que el arma tiene incorporados un supresor de 1.500 dólares, una mira óptica de 700 dólares, un cargador de RPK que no se usa en Venezuela y un guardamanos de 200 dólares que tampoco se ha visto dentro de la FANB.

“Ahí entonces se generan dudas porque a un alistado no le van a dar más que una kalashni simple y pelada. Los indicios están todos ahí y eso no es personal venezolano, y lo hacemos juzgando no su color de piel sino el equipamiento que lleva”, expresó.

 

 

Las interrogantes por foto que confirmaría presencia militar rusa en Apure
@SerbinPont

Reacciones y contradicciones

Las fotografías las divulgó en Twitter el 29 de marzo el periodista Eligio Rojas, del diario Últimas Noticias. En la red social, señaló que al menos nueve oficiales resultaron heridos en los últimos combates con irregulares que pretenden controlar el paso fronterizo entre Apure y Colombia.

Remigio Ceballos, comandante estratégico operacional de la FANB, respondió el tuit, una acción poco común en su perfil. Aseguró que las fotos son viejas, pero no precisó el contexto ni la fecha exacta.

Luego, Vladimir Padrino López, ministro chavista de Defensa, hizo una publicación en la que confirmó que sus hombres sufrieron ataques con explosivos y armas largas. Aunque no indicó en qué lugar, por las descripciones que señaló se deduce que pudo haber ocurrido en la zona fronteriza.

 

 

 

 

 

Antes de que hablaran del tema Padrino López y Ceballos, la periodista Sebastiana Barráez había asegurado que la publicación se trataba de una estrategia de desinformación: “Hasta el Ceofanb desmiente lo de los heridos como pretendió venderlo Últimas Noticias y el periodista de propaganda del gobierno”.

La fecha en la que fueron tomadas las fotos no está clara hasta ahora, reconoció Rojas a El Nacional. Explicó que su fuente inicialmente le indicó que correspondían al sábado 27 de marzo, pero después le aseguraron que habían sido capturadas desde el 21 del mismo mes.

Por esa inconsistencia, Rojas decidió no precisar el día. Debido a la controversia generada por la publicación, el diario Últimas Noticias le pidió escribir un artículo sobre lo ocurrido.

“O es una cosa o la otra”

El periodista manifestó que aclaró en el periódico lo que había escrito en su Twitter, pero sin aludir a su propio tuit porque, aseguró, se trataban de cosas distintas.

Lo que quise graficar fueron los heridos porque no se habían publicado fotos. Entonces en el texto no hice una precisión. Cuando el almirante en jefe (Remigio Ceballos) respondió que son viejas, yo dije: ‘bueno, por lo menos no dijo que son falsas’. Pero después, cuando el Ceofanb sacó que son falsas y que provienen de un laboratorio (mediático) pensé que se estaban contradiciendo porque en la mañana (Ceballos) dijo que eran viejas, y en la tarde dijo que eran falsas. O es una cosa o la otra”.

Rojas consideró que los tuits que Padrino López publicó ese mismo día en horas de la tarde fueron para poner orden en la marejada que se creó alrededor de la afirmación del Ceofanb.

 

Recordó que Nicolás Maduro y Padrino López aseguraron públicamente que esos grupos irregulares de Colombia son sanguinarios y que utilizan métodos dantescos.

“El presidente de la República había calificado de sanguinarios a esos grupos de Colombia, y el ministro de Defensa dijo que los ataques eran con explosivos y armas largas. Muchas de esas fotos son de los heridos productos de las minas no convencionales. Mi intención era mostrar esa parte que no se había mostrado, pero que sí se había dicho en palabras”, indicó.

Rojas también aseguró desconocer si existe presencia de expertos rusos en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. “Del mundo militar solo sé lo que uno recoge en las minutas, lo que uno escucha, pero no distingo una cosa de la otra. Sobre un militar ruso, lo que están diciendo, no te podría decir nada”, manifestó.

Los cuestionamientos Barráez

La periodista Sebastiana Barráez explicó a El Nacional que no se trata de que las fotos sean falsas sino de que no corresponden a los combates con la guerrilla. Argumentó que la ropa y el calzado que llevaban los funcionarios no son los que se usan para un combate.

No ha habido ningún tipo de combate en la frontera (hasta el miércoles 31 de marzo, cuando concedió la entrevista) entre militares y guerrilleros. Eligio Rojas es una persona que se ha dedicado a publicar información falsa. Es un instrumento del gobierno para publicar información que al gobierno le conviene difundir”, afirmó.

 

Barráez subrayó que lo que sí ha habido en Apure son “ataques quirúrgicos” de las FARC contra puestos militares que están vacíos para ejercer presión sobre el régimen y las deje permanecer en territorio venezolano, como lo han hecho hasta ahora, o para forzarlo a un acuerdo.

“La noche anterior (a la publicación de las fotos) hubo un problema en el puesto de Tres Esquinas en Apure y obviamente (los) medios que no corroboran información, al ver las fotos publicadas por Rojas y el mensaje que colocó en su tuit, hizo que corrieran a darle veracidad”, manifestó.

“La idea del gobierno y de las salas situacionales de información es que precisamente ocurra lo que ocurrió en ese caso para después desmentir a los medios que lo publicaron”, insistió la periodista.

Dudas y ausencias de respuestas

Serbin Pont dijo que, de ser cierta la fecha que señaló Rojas, las imágenes se tomaron antes de que se oficializara el despliegue de la FAES en la región: “Eso genera dudas. ¿Estaban antes de lo que se anunció o esas fechas tampoco son correctas en cuanto a cuándo ocurrió el incidente? A mí no me queda claro”.

Señaló además que existen varios aspectos que son relevantes para analizar en las fotos.

Uno, como ya se mencionó, es la presunta existencia de personal ruso en el terreno dando apoyo a las Fuerzas Armadas, pero ¿qué tipo de apoyo? El analista opinó que lo más probable es que los extranjeros ofrecen capacidades de inteligencia, monitoreo y reconocimiento, que son las grandes debilidades que la FANB tiene en La Victoria.

“De drones, por ejemplo, o de medios de comunicación o contra guerra electrónica, para encontrar e identificar a los miembros de las FARC dentro de un terreno que es bastante complejo. Si recordamos la Operación Gedeón, hubo un famoso tuit que fue borrado en el que se mencionaba que militares rusos habían prestado apoyo a la Fuerza Armada por medio del despliegue de drones para buscar a los de Gedeón. Entonces hay un antecedente”, expuso.

Captura del tuit publicado por la ZODI Vargas (@ZODILaGuaira) en mayo de 2020, que posteriormente fue eliminado, que confirmó la presencia militar rusa en el manejo de drones dentro del contexto de la Operación Gedeón

La “molestia” de Padrino y Ceballos: el trasfondo

El otro aspecto, según Serbin Pont, es que la publicación de las fotos de los funcionarios heridos generó molestia en Padrino López y Ceballos. Pero no porque evidenciara la presencia militar rusa en la FANB sino por la gran cantidad de información que se pudo obtener con ellas.

“Se ven funcionarios de la FAES con heridas en los pies, que es muy típico de las minas antipersonales que suele usar las FARC; así que supuestamente las fotos son viejas, pero tenemos gente con tapabocas, tan viejas no son. FAES en el terreno, asumiendo que las fotos son el 21 de marzo en adelante, y dentro del Batallón 923″, señaló.

Las interrogantes por foto que confirmaría presencia militar rusa en Apure
@elespinito

“Entonces, ahí lo que está molestando, más que los rusos, son las fotos de los funcionarios heridos en ese combate y, sobre todo, las preguntas del millón: ¿quién filtró las fotos al periodista y por qué? Para mí esas son las preguntas claves, con eso se nos responderían muchas dudas. Hay una intencionalidad porque cualquier militar entiende perfectamente que una foto de ese tipo viola profundamente cualquier parámetro de seguridad operacional“, añadió.

Con las imágenes, aseguró Serbin Pont, se sabe cuáles unidades y equipamientos están desplegados, en qué lugar y el tipo de heridos.

“¿Por qué esta reacción tan grande? De repente teníamos al ministro (Padrino López), a Ceballos, y a todos tratando de contener la noticia. Entienden que este tipo de información se combate con desinformación, y salen a cuestionar y queda en segundo plano que las fotos muestran a los funcionarios de la FAES heridos y que alguien filtró las fotos y no sabemos por qué”, concluyó.

@Luisdejesus_ 

EL NACIONAL

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here