Antes de cumplir dos meses en el cargo, el vicepresidente del organismo electoral Rafael Simón Jiménez presenta su renuncia ante el Tribunal  Supremo de Justicia que lo designó, y explica sus razones en primicia para TalCual


El vicepresidente del Consejo Nacional Electoral, Rafael Simón Jiménez, ha renunciado a su cargo en el ente electoral. En camino al Tribunal Supremo de Justicia, donde presentará su carta formal para dejar el puesto, confirmó a TalCual que no continuará como rector principal del organismo.

«La razón fundamental es que sentí que la polarización y la situación del país chocaban con mis posiciones tan claras. Eso me creaba sin duda un problema. Yo he tenido definiciones muy claras, he sido un militante democrático aunque tenga mucho tiempo sin estar en un partido político. Y esas opiniones mías contravienen la posición ecuánime que se exige», dijo en conversación telefónica.

Jiménez explicó que, desde ese punto de vista, «el CNE era una camisa de fuerza».

Nombrado el pasado 12 de junio por la Sala Constitucional del TSJ, Rafael Simón Jiménez ahora deja el cargo a menos de dos meses de asumirlo. Pero afirma que sus posturas no le trajeron problemas en el directorio del CNE. «Te lo dije en una entrevista antes, que yo con esas señoras (las rectoras de tendencia oficialista) he tenido la mejor relación. El tema está en los centros de poder».

Explicó Jiménez que «desde el primer día se fueron creando situaciones polémicas (producto de sus opiniones públicas). En el CNE nunca ha habido un rector que asumiera temas políticos con posiciones claras, sino que todos mantenían una posición ecuánime y de no opinar. Y yo no puedo. Yo opto por lo que yo soy».

Rafael Simón Jiménez fue designado rector principal del CNE por la Sala Constitucional del TSJ, atendiendo una «omisión legislativa», el 12 de junio. Desde entonces ha dicho que existen «dos rectores de la oposición».

Hace casi un mes se refería a sus opiniones políticas, en entrevista con TalCual: «Yo mismo estoy en una reflexión de cara a mi conciencia, sobre si mi papel más importante estará tratando de cumplir el papel arbitral, o asumiendo lo que yo siempre he ejercido (…)  que es una posición claramente beligerante a favor de la democracia».

Agregaba entonces que «voy a seguir hablando con toda la claridad, porque yo no voy a renunciar a mis convicciones», explicando: «Cada vez que yo asumo esas posiciones, no creas que no hay reacción de parte del gobierno, y a veces incluso  de los dos sectores que te exigen moderaciones. Entonces yo mismo me he planteado eso. Yo estoy en el CNE porque creí, o creo, que desde ahí puedo prestarle un servicio a Venezuela. Si yo me convenzo de que eso no es así, como solía decir mi mamá, agarro mis macundales y me voy a mi casa».

En esa conversación, grabada el 9 de julio, dijo no saber por qué la cuenta de diputados llegaría ahora a 277, ni de dónde salió el número de 48 diputados «nacionales», además de manifestar sus posiciones con respecto a la exclusión de partidos políticos y calificar al sistema electoral como «injusto».

¿Quién asumirá el cargo?

Con la renuncia de Rafael Simón Jiménez a ser rector principal del Consejo Nacional Electoral, un suplente debe ser designado en el cargo. De los actuales, también designados por el Tribunal Supremo de Justicia, el primer suplente es Juan Carlos Delpino, quien actualmente está incorporado a la Comisión de Registro Civil y Electoral. El segundo suplente es Luis Fuenmayor Toro.

Delpino debería asumir entonces como rector principal y, ya formando parte del directorio, participar de la selección en esa instancia de un nuevo vicepresidente para el organismo comicial, así como la decisión de quién asume el rol de rector suplente incorporado a la Comisión de Registro Civil y Electoral.

Queda pendiente saber si ese procedimiento será respetado en esta oportunidad.

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here