No hay dudas. Los prófugos Iván Márquez, Jesús Santrich, el Paisa y Romaña, quienes abandonaron el acuerdo de La Habana firmado entre las Farc y el Gobierno de Juan Manuel Santos, se esconden en Venezuela.

Por Revista Semana

 

 

El Gobierno colombiano tiene información exacta de sus movimientos y de los campamentos donde se ubican estos disidentes, y desde donde operan rutas del narcotráfico y planean acciones terroristas contra el país. Bogotá y Medellín forman parte de los blancos asignados al Paisa.

 

 

Las alarmas están encendidas, y Estados Unidos colabora con las investigaciones. La orden de Márquez pretende arremeter contra la “oligarquía excluyente y corrupta”, tal como lo dijo en agosto de 2019.

En total son 36 estructuras conformadas por 4.927 hombres armados, según las cuentas de inteligencia hasta junio de 2020, lo cual sugiere que a la fecha son más. El dato es sorprendente, pues esa cifra puede ser casi la mitad del total de guerrilleros desmovilizados en el acuerdo de paz con las Farc.

Revista Semana

 

 

De todos los disidentes, Márquez cuenta con 861 integrantes en sus propias filas, agrupados en tres estructuras, una subestructura y diez comisiones. Gentil Duarte controla el resto de unidades disidentes. Se dedican al narcotráfico, a la minería ilegal y al robo de ganado en Colombia para venderlo en Venezuela.

En los últimos meses, fuentes humanas venezolanas decidieron colaborar de manera secreta con las autoridades colombianas y han cruzado la frontera para entregar las evidencias. De esa forma, los investigadores ya lograron armar una completa radiografía con pruebas físicas irrefutables sobre las andanzas de Márquez y sus hombres a lo largo y ancho de los 2.219 kilómetros de la frontera colombo-venezolana.

SEMANA revela en exclusiva un paquete de las más recientes fotografías que prueban la presencia de los disidentes de las Farc en Venezuela, entre ellos, Santrich y Romaña. Es la primera vez que se divulgan imágenes de sus campamentos, el armamento usado, sus camionetas de alta gama y hasta la avioneta, de matrícula venezolana, empleada para transportarse y traficar cocaína.

Los disidentes de las Farc circulan libremente en el vecino país y se camuflan entre los civiles en zonas rurales e incluso en áreas urbanas, como la ciudad de Elorza, a tres horas de Arauca, donde Márquez vive en un condominio protegido por el régimen de Nicolás Maduro.

LA PATILLA

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here