Venezuela ha sido uno de los países que más ha aportado talento en la historia del beisbol de las Grandes Ligas. Campocortos de lujo, poderosos bateadores y buenos brazos. Así se podrían dividir, los receptores han sido uno de los puestos donde menos han estado los focos, hasta que llegó “El Niño”.

Salvador Pérez emergió como el futuro de la receptoría de los Reales de Kansas City, por ende de Venezuela y no defraudó. Con la edad de 30 años y mucho camino por recorrer ya es considerado el mejor nativo que ha jugado la posición números dos en la historia.

No sabemos si es una máxima, pero a los caretas se les pide ser buenos defensores; si es un bate medianamente constante es un plus. El valenciano cumple ambas funciones, amén de sus cinco Guantes de Oro y sus tres Bates de Plata en nueve campañas en el show.

J.T. Realumuto es otro que cumple ambas premisas, Yadier Molina es un “top defense” y un bate respetable, mientras que Mike Piazza era temible con el madero, pero un defensor “promedio”, por poner ejemplos.

Claro que hubo receptores venezolanos buenos antes de Salvy, pero todos varios escalones por debajo de él.

Baudilio Díaz fue a tres Juegos de Estrellas en sus 13 años en la Gran Carpa. Su promedio de fildeo terminó en.986 con un porcentaje de hombres capturados de 34%. A la ofensiva tuvo cuatro años de más de 100 hits.

Un maestro de la posición. Henry Blanco es considerado uno de los mejores defensores del país. Esa fue su carta de presentación en 16 años (11 equipos). Los mejores siempre querían que él le recibiera. Su fildeo finalizó en .994. Pudo recibir varios no-hitter, pero su ofensiva hacía que no viera tantos juegos.

Ramón Hernández puede que sea quien más se asemeje a Salvador Pérez. Una maquina para batear y la prueba son sus 157 jonrones y 1345 hits en 15 años. Fue a un todos estrellas y aunque no obtuvo ni un Guante de Oro registró .990 de fildeo con 30% de hombres atrapados en intento de robo.

Por otra parte, Víctor Martínez tuvo que conformarse con ser uno de los mejores bateadores designados de la época (el mejor pagado, $17M anuales) ya que su defensiva dejó mucho qué desear. Era una invitación a robar cada vez que se embasaba un rival. 596 llegaron a salvo y solo puso out a 183 en 12 años.

A tomar el testigo

Las cosas han cambiado y ahora Venezuela exporta muchos receptores. Willson Contreras puede ser el próximo elegido, por ese mismo camino va su hermano William y Keibert Ruiz, prospecto de los Dodgers de Los Ángeles.

LIDER EN DEPORTES

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here