Las reiteradas denuncias en los últimos dos meses no han sido atendidas por directivos de la empresa. Trabajadores siguen exponiendo sus vidas sin ninguna mejora de seguridad laboral.

En menos de seis semanas otro accidente laboral ocurre en Bauxilum, en Los Pijiguaos. Tres trabajadores resultaron lesionados cuando subían comida y agua, el viernes, al área mina de la empresa. El autobús donde se trasladaban se quedó sin frenos en pleno ascenso, lo que generó que terminaran perdiendo el control de retro hasta una zona boscosa.

El delegado de prevención Alejandro Morales señaló que “el sistema de prevención no se está cumpliendo”. Aseguró que dos, de los tres trabajadores heridos, resultaron con fracturas: uno en un brazo y otro en la muñeca.

Este es el segundo accidente luego del fallecimiento de Argenis Velázquez, trabajador de Bauxilum, el 8 de octubre. La víctima conducía un camión desde el área mina y el vehículo también se quedó sin frenos, y el empleado decidió lanzarse para evitar la colisión pero fue arrollado por la plataforma que transportaba.

“Esto está crítico”, dijo Morales. El trabajador estima que en lo que va de año se han registrado 12 accidentes. “En vez de producción, lo que tenemos es récord de accidentes laborales”, denunció.

De acuerdo con Morales, los empleados fueron trasladados a Caicara del Orinoco dado que en el hospital de Bauxilum no hay los insumos médicos ni los equipos para hacer los estudios de los daños.

El delegado indicó que el autobús venía presentando problemas pero que no se permitió la inspección de los delegados, ni de los miembros de Ambiente y Prevención de Accidentes. Además de esto, reclamó que ningún organismo como Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel) se ha acercado para investigar dichos sucesos.

Denuncias reiteradas

A principios de noviembre el delegado de prevención, Yovanny Pérez señaló que había vehículos que no estaban aptos para seguir operando al tener fallas mecánicas y cauchos desgastados. Advertía en ese entonces que si no se solucionaban las fallas iban a seguir agravándose las condiciones laborales y, en consecuencia, los riesgos para el personal.

Las desatenciones en materia de seguridad laboral son tantas que en menos de seis semanas se vuelve a poner en peligro la vida de los trabajadores. El delegado de prevención Carlos Vidrogo denunció que -dada la altura- era probable que los empleados cayeran por el precipicio del cerro.

Vidrogo comentó que el chofer del vehículo tuvo que maniobrar el autobús para terminar colapsando a 500 metros atrás de donde se presentó la falla. De acuerdo con lo que le informaron las personas que iban en el autobús, la unidad estaba presentando fallas con las bandas de freno al no ser las originales, sino una adaptación.

Vidrogo señaló que es la segunda vez que el vehículo presentaba fallas. “Desde marzo estamos pidiendo que se haga mantenimiento”, dijo. Calcula que hay ocho autobuses parados ante la falta de mantenimiento.

Aunque en ocasiones los trabajadores se niegan a laboral en esas condiciones, son obligados o mandados a sus casas de negarse a realizar las actividades. Pese al incumpliento de las normas de seguridad, los delegados hicieron nuevamente un llamado a Inpsasel para intervenir en la empresa y que se garantice las mínimas condiciones de trabajo dentro de la planta.

JOSE RIVAS

CORREO DEL CARONI

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here