Además de perder seguro médico, transportes, comedor y juguetes para los niños, los trabajadores de la estatal temen perder el acceso a colegios privados ante las graves deficiencias de la educación pública.

Los hijos de los sidoristas no han empezado clases, y tal como van, tampoco iniciarán el nuevo año escolar pronto, a menos que la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) cumpla con el beneficio contractual de pago de incripciones y mensualiades en los colegios.

El reclamo de los empleados se reduce a esto: “Nos han quitado casi todo ¿y también nos van a quitar la educación de nuestros hijos?”, preguntó Richard Bennassar, trabajador en la Acería de Planchones. Los sidoristas en los últimos cinco años han perdido beneficios como juguetes, seguro médico y alimentación.

Esa fue la consigna de este martes, en el portón I de Sidor, donde un grupo de siderúrgicos reclamó a la empresa que cumpla con el pago del 100% de las inscripciones y matrículas, pues actualmente el salario —en la otrora acería más importante de país— no supera los 19 dólares mensuales. De modo que las cuentas no dan. Una matrícula de un colegio privado, de los pocos que conservan profesores y no han decidido ir a paro, supera los 33 dólares mensuales por estudiante.

Bennassar tiene un hijo en bachillerato. No lo ha inscrito y se le hará imposible de tener que costear por cuenta propia la mensualidad. “Yo no gano para cubrir la cuenta del colegio”, expresó.

En la empresa hay trabajadores con dos y hasta tres niños inscritos en colegios privados. “¿De dónde saca un trabajador 90 dólares para pagar?”, preguntó. Bennasar solicitó al presidente de la estatal, Néstor Astudillo, que se pronuncie sobre cómo atenderá la empresa el derecho a la educación de los hijos de los trabajadores.

Derecho a la educación

Según Rederick Leiva, trabajador de Sidor y miembro de la comisión de salud, la estatal no ha llegado a ningún acuerdo con los colegios, lo que podría afectar a alrededor de 900 niños que se quedarían sin cupos escolares ante la falta de pago.

“Tenemos temor que nuestros hijos pierdan el año”, dijo. El trabajador tiene un hijo de 11 años en sexto grado y ya otros niños le han comentado las asignaciones sin que a él le sean enviadas. Leiva exigió que se cumpla con el derecho estipulado en la cláusula 40 y que haya una negociación entre la compañía y los colegios que tienen vínculos.

A comienzos de septiembre, antes de comenzar el año escolar, César Soto, delegado departamental de Sidor, alertó sobre la intención de Sidor de no reconocer los montos de los colegios.

De acuerdo con trabajadores de la estatal, Astudillo informó que solo cancelarían 20 dólares de las mensualidades. Sin embargo, desde la empresa señalan que sí garantizarán el derecho a la educación, aunque están actualmente negociando con algunos colegios privados los montos de la matrícula para realizar los pagos.

CORREO DEL CARONI

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here