Las dudas de que la curva de contagios de covid-19 en el país esté realmente aplanándose persiste en el gremio médico, pero lo que sí está claro es que una vez que parte de la población que no está todavía inmune relaje las medidas de confinamiento y el uso de mascarillas, es de esperar que la curva vuelva a aumentar


El ministro de Comunicación e Información, Freddy Ñáñez, anunció el jueves 19 de noviembre la detección de 315 nuevos casos de covid-19 en todo el país durante las últimas 24 horas, para elevar la cifra de casos positivos a 98.665 desde el inicio de la pandemia el pasado mes de marzo. Asimismo, informó sobre el fallecimiento de tres personas para alcanzar los 863 decesos.

Durante su reporte diario, el representante del gobierno señaló que del total de los casos reportados este 19 de noviembre, 304 corresponden a contagios comunitarios, siendo los estados más afectados Distrito Capital (68), Yaracuy (59), Miranda (53), Barinas (27), Lara (21).

Esto como parte del «control de la curva de la pandemia» que se ha establecido en Venezuela según lo dicho por el propio Nicolás Maduro en reiteradas oportunidades, y quien ha insistido en el desconfinamiento progresivo y total de todos los sectores.

El 1 de noviembre el mandatario dijo que para este mes la lucha contra la covid-19 quedaba en manos de los venezolanos. «En manos de ustedes está la lucha de esta batalla que estamos dando de manera responsable, unida, ahora que llega la Navidad y la gente pone sus arbolitos, sus pesebres, sus luces, pendiente de las navidades pero debe llegar con el método 7+7 que ha garantizado estabilidad, equilibrio y control de verdad-verdaíta del coronavirus”, expresó entonces.

Pero los médicos venezolanos, los que están en la calle día a día haciendo frente a la emergencia sanitaria, aseguran que la pandemia generada por la covid-19 no está controlada.

Para José Félix Oletta, médico internista y exministro de Sanidad, en el país no existe forma de saber el estado real de la epidemia, pues a su juicio «la información que se obtiene de fuentes oficiales proviene de una data retrasada, es decir, lo que se reporta no corresponde al día,  son casos que han ocurrido dos o tres semanas antes y que se recopilan ese día», además, explicó que estos son pacientes ya con síntomas, que acudieron a un centro de salud en búsqueda de atención.

El especialista que por un tiempo dirigió la cartera de salud del país, aseguró que «no se están tomando muestras en cantidad como para poder hacer una evaluación realista de la epidemia. Es notable que a los casos a los cuales se les toma muestra para PCR, son solo aquellos casos hospitalizados o de alta sospecha, eso excluye a pacientes asintomáticos o a con síntomas menores que se pueden confundir, o pacientes presintomáticos».

Detalló que si se dejan por fuera los casos asintomáticos y solo se toman en cuenta aquellos que ya registren síntomas, «se está quitando más del 50% de los casos», lo que representa un sesgo de muestreo, que evidencia que solo se están buscando aquellos casos en los que las personas ya tienen algún padecimiento.

«Esto da la impresión de que se están haciendo muchas pruebas pero no es verdad. En mayo se hicieron más de 500 mil pruebas, a las que se hicieron en octubre hay una caída del 66% de las pruebas realizadas», dijo Oletta.

Esto solo evidencia que si el Estado, que es el que posee la maquinaria para combatir la pandemia, no sale a las calles, a las comunidades y sobre todo a los sectores populares, más vulnerables ante la crisis y sobre todo más desfavorecidos, no conseguirán los casos que no se han reportado.

«Si usted no busca casos no los encuentra, y si no los encuentra no los reporta, y si los reporta tardíamente no tiene una imagen actualizada de la epidemia, los datos que dan los voceros no son confiables», subrayó.

Pruebas y más pruebas es la solución

La información para dibujar la curva epidemiológica de la pandemia de la covid -19 se elabora a partir de los datos oficiales de casos positivos mediante las pruebas más confiables disponibles, como son las pruebas moleculares o también llamadas reacción en cadena de la polimerasa (PCR).

«Esta tecnología está disponible en Venezuela y actualmente se ha incrementado el número de laboratorios que la practican, pero aun así son todavía insuficientes para cubrir nuestra ancha geografía. La cobertura de estas pruebas deben estar disponibles para todos los individuos con sospecha clínica y sus contactos», insiste el médico especialista en enfermedades infecciosas Santiago Bacci.

Reiteró que solo así se puede conocer de manera confiable si la curva está o no en descenso. «Otra forma indirecta de saber es el número de hospitalizaciones con diagnóstico clínico de covid-19 en los centros de salud. Para esto también se requiere un buen sistema de registros hospitalarios que se expresan en boletines de salud», expresó el medio integrante de la Sociedad Venezolana de Infectología.

Bacci insistió en que «los reportes anecdóticos de muchos colegas coinciden que el número de ingresos hospitalarios tanto en instituciones públicas y privadas por lo menos en Caracas, ha presentado un descenso en los meses de octubre y noviembre. En algunas ciudades del interior no ha sido así y continúan observando un volumen de hospitalizados importante».

Coincide con lo dicho por el exministro de Sanidad José Félix Oletta, quien expresó que en país estamos hablando de 24 mini epidemias porque el virus se maneja diferente de acuerdo a varias características propias del entorno, en especial en los pueblo más remotos, donde aseguró se generan contagios progresivos y avanzados al reportarse el primer contagio.

El experto ratificó así la necesidad de hacer pruebas y más pruebas para conocer el estado de la curva del virus, y denunció que en el país ha ocurrido todo lo contrario con respecto al mundo entero, en cuanto a un descenso acelerado en la cantidad de pruebas que se practican.

«Para el 7 de octubre habían solo 15 mil equipos para tomar muestras en las 24 entidades, 11 estados tenían menos de 500 virocult (equipo utilizado para tomar la muestra)», dijo el médico, al detallar que esta escasez no está siendo subsanada ni siquiera con la realización de pruebas rápidas, menos confiables para atajar la enfermedad.

Santiago Bacci explicó que el comportamiento de la pandemia es diferente en cada lugar y región geográfica debido a innumerables variables epidemiológicas que varían de un lado a otro. «Pero si estamos observando que en la mayoría de los países, la pandemia se comporta con brotes y rebrotes, o como han sido llamadas, oleadas de casos».

Advirtió que probablemente en Venezuela se repita este patrón, ya que las curvas epidémicas dependen de cómo se comporte  la población en cuanto a las medidas de salud públicas recomendadas. «Una vez que una buena parte de la población que no está todavía inmune relaje las medidas de confinamiento y mascarillas, es de esperar que vuelva a aumentar la curva de la epidemia».

Ambos expertos coinciden en la necesidad de generar sobre la población un estado que permita de manera obligatoria el uso de medidas de protección, como el distanciamiento social, el contante lavado de manos y el uso del tapaboca, demostrando que por más que exista flexibilización la pandemia está por lejos de acercarse a su fin.

 

El botón de muestra

Respecto al descenso de la curva de contagios en el interior del país, autoridades regionales del estado Yaracuy, donde se encuentra uno de los laboratorios PCR del país, aseguraron que es normal que la entidad está reportando menor cantidad de casos en las últimas semanas. Según se dijo, ya se estaba en la meseta, que es aplanamiento de la curva, eso es lo normal en una pandemia.

De acuerdo con información suministrada por la web Yaracuy al Día, en la entidad se reportaban 38 – 40 casos diarios mientras las pruebas se estuvieron mandando al Instituto Nacional de Higiene en Caracas, y esta centralización era la razón por la que los resultados llegaban tarde a la entidad. Luego de que se instalara el laboratorio en Yaracuy, comenzaron a reportar entre 90 y 60 casos como mínimo en un día.

Según lo expresado por representantes de las autoridades locales, «hay un incremento de casos, porque hay una vigilancia activa, pero tenemos que salir a buscar los casos, para qué, para ir deteniendo la propagación. Actualmente reportamos diariamente entre 40 y 50 casos diarios”, señaló la fuente.

Aunque en la entidad están de acuerdo con la flexibilización dada la necesidad de mejorar la economía, están claros en que el hecho de que se dé la flexibilización no quiere decir que el virus no exista o que ya haya pasado. “Quiere decir que debemos concientizarnos», dijo una de las fuentes consultadas.

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here