Home destacados Teodoro precursor de la «perestroika», por Leonardo Regnault

Teodoro precursor de la «perestroika», por Leonardo Regnault

48
0

La ruptura teórico-ideológica con el comunismo vino en el año 1968; año de la invasión a Checoslovaquia. La revolución bolchevique había trasmutado a imperio y esa concepción imperial demostraba que «la sociedad soviética no era el sueño ni la búsqueda». Es por esta realidad que la inquieta y bien amueblada cabeza de Teodoro pare Checoslovaquia, el socialismo como problema, texto que viene a representar la ruptura definitiva con el totalitarismo comunista y el afianzamiento de la convicción de que «el socialismo es democrático o no lo es».

Esta inteligente y valiente posición le valió el ataque del todo poderoso Leonid Ilich Brézhnev, secretario general del comité central del Partido Comunista de la Unión Soviética, quien en el XXIV congreso de PCUS celebrado en 1970 calificó a Teodoro de amenaza para el comunismo mundial, lo que el aludido calificaría más tarde de «hiperbólica pérdida de sentido de las proporciones».

*Lea: Un hombre decente, por Leonardo Regnault

Teodoro, junto con Germán Lairet, Pompeyo, Bayardo Sardi, Alfredo Maneiro, Freddy Muñoz, entre otros, revisan las tesis del Partido Comunista de Venezuela, lo que fuerza un debate que termina con la división del PCV y la posterior fundación del MAS, hecho que haría que también el otro poderoso Fidel Castro tildara a los jóvenes socialistas de traidores.

La tesis planteada en ese libro de condenar el imperialismo donde estuviera, luchar contra la opresión, sin importar quien la ejerciera, y la propuesta de un proyecto alternativo al socialismo burocrático totalitario que significara un socialismo profundamente humano y democrático, estaba influenciada por el socialismo con rostro humano de la primavera de Praga y la revolución húngara de 1956, liderada por Imre Nagy.

Esas revoluciones como la húngara y la «primavera de Praga», y el libro de Teodoro, pueden considerarse precursores de la perestroika. Estos movimientos, que tuvieron una feroz respuesta por parte de la nomenclatura soviética, terminaron de moldear un pensamiento inteligente y valiente de uno de los políticos más brillantes del continente americano.

Los postulados vertidos en el libro de Teodoro vinieron a representar un adelanto a la concepción del socialismo democrático, que luego sería abrazado por los partidos socialistas de Europa y el mundo. Esos postulados apremiaban un proceso de reestructuración de la concepción del socialismo, eso que en los noventa conocería la humanidad como perestroika y glásnost.

No sé si Gorbachov leyó el libro de Teodoro, aunque de seguro supo de él por la calificación de amenaza para el comunismo mundial que profirió contra éste el mismísimo Brézhnev. Lo cierto es que un venezolano, hijo de inmigrantes judíos; búlgaro el padre, polaca la madre, al final de la década de los sesentas y producto de la invasión a Checoslovaquia, planteaba teóricamente lo que a Gorbachov veinte años después le correspondería llevar adelante cómo dirigente de la Unión Soviética.

La perestroika llevada adelante por Gorbachov, genio político que supo abrir cauces democráticos desde el poder totalitario, tuvo en nuestro país un precursor de ideas valientes y novedosas, y con la capacidad de rectificar sus errores y ser un apasionado defensor de sus ideas, quijote de la democracia y con un afán de justicia con perspectiva libertaria.

Ese precursor venezolano de lo que haría Gorbachov, llamado Teodoro Petkoff, fue referencia para parte de la intelectualidad latinoamericana y un baluarte para la construcción de la cultura democrática tan necesaria en nuestro país.

El pensamiento visionario de Teodoro tiene que ser estudiado y masificado para fortalecer la conducta política democrática. El pensamiento de este precursor nos autoriza a imaginar el «desmantelamiento de este aborto histórico» que ha significado la «revolución bolivariana» que ha sumido al país en la peor de sus tragedias. Y bastante hemos tenido.

En la constelación de los quijotes de la democracia brillan Gorbachov y nuestro Teodoro.

Leonardo Regnault es Político e Ingeniero civil.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas por el autor de este artículo.

Previous articleFracaso de la constituyente y conmemoración del 11-S hunden a Chile en la violencia
Next articleEstrada y Flores guiaron el triunfo de Gigantes

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here