Unidad en la Coincidencia y la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG) organizan un encuentro laboral para el 8 de octubre, en la Plaza del Hierro, en Puerto Ordaz.

Miembros de la coalición Unidad en la Coincidencia y la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG) insisten en su llamado a la unificación de las luchas laborales y sociales, que incluye al resto de la sociedad que también sufre por la precariedad de los servicios básicos.

Para el jueves 8 de octubre convocaron a un reencuentro de trabajadores en la Plaza del Hierro, en Puerto Ordaz, a partir de las 8:00 am.

“Ha llegado la hora de la unidad, la unificación ciudadana, porque ya basta de tantos atropellos, de abusos y maltratos. De estar reprimiendo y persiguiendo a los ciudadanos que están reclamando sus derechos elementales, como el agua, el gas, la salud, la gasolina, la educación, alimentar a nuestras familias. Tenemos que unificarnos, unir al movimiento obrero de Guayana con el movimiento ciudadano”, sostuvo Jean Franco, trabajador de Sidor y miembro de Unidad en Coincidencia.

Asimismo cuestionó la promoción de unas elecciones que considera fraudulenta, mientras los ciudadanos padecen el deterioro de los servicios básicos.

“Es necesaria la unificación porque mientras el Gobierno nacional está es pendiente de unas elecciones fraudulentas para el 6 de diciembre, los trabajadores y los ciudadanos de a pie estamos es pendiente de conseguir 20 o 30 dólares para comprar una bombona de gas porque en la ciudad no hay gas. Los ciudadanos estamos pendientes de dónde sale un chorrito de agua por ahí, por la casa de uno, para cargar un tobo y llevarlo a la casa, porque en gran parte de la ciudad no hay agua”, agregó.

Protesta de maestros

La secretaria general del Colegio de Profesores de Venezuela en Bolívar, Aida González, invitó a la protesta nacional que tendrán los docentes por los paupérrimos salarios que reciben, y cuya calidad de vida se ve más afectada durante la cuarentena.


Trabajadores plantean unir el movimiento obrero con el movimiento ciudadano | Fotos Jhoalys Siverio

“El salario del docente, el que menos cobra, es de 400 mil bolívares quincenal, el que más cobra es de 1.700.000 bolívares. ¿Cómo hace un docente para trasladarse a su trabajo, para comprar la comida? No puede hacerlo. Más nunca se discutió un contrato colectivo, no tienen HCM, tienen que pedir prestado para comprar medicinas, hasta para ir a trabajar, los docentes no tienen ni zapatos”, denunció González.

Señaló que hoy las escuelas están mucho más destruidas en cuanto a infraestructura y servicios básicos, y consideró el sistema de educación a distancia como excluyente, porque la mayoría de los educadores, así como padres y representantes que viven en sectores populares, no cuentan con un teléfono inteligente ni demás equipos electrónicos para sumarse a las clases virtuales. “La educación ha sido destruida en el país”, expresó.

Gustavo Barrios, miembro de la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG), instó a apoyar tanto a la clase obrera como a los maestros del estado Bolívar.

“Un país se construye, se desarrolla es con educación, jamás se desarrollará un país si no tenemos una educación de primera como la teníamos en la cuarta república”, afirmó.

El tema de la unidad de conciencia colectiva fue uno de los primeros llamados que hizo el coordinador de la ITG, Rubén González, luego de su liberación tras 21 meses preso en la cárcel La Pica, en Monagas. La idea es retomar no solo la lucha sindical, sino incluir a la sociedad en general que también padece los estragos de las desacertadas políticas económicas del régimen de Nicolás Maduro.

CORREO DEL CARONI

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here