*Alejandro Briceño presidente de la Fundación Minasoro, hizo una evaluación profunda del problema para buscar soluciones. Cerca de 100 mil personas afectadas por esta problemática*****
Por la grave situación de la falta de agua potable en El Callao, los pobladores deben cancelar 10 millones en efectivo y 20 por transferencia por mil litros de agua.
Desde hace algún tiempo, el dirigente social y presidente de la Fundación Minasoro Alejandro Briceño, viene asumiendo un rol en defensa del pueblo de El Callao, tomando en cuenta que esta zona del estado se encuentra en completa vulnerabilidad, no sólo por el brote del Covid-19 y la nueva variante brasileña, sino por el mal funcionamiento de los servicios esenciales para una mejor calidad de vida.
En esta oportunidad, Briceño junto a su equipo, acudió a las instalaciones de la hidrológica de «Puente Blanco» y el embalse «La Mariposa» que por fundamento debe suministrar el preciado líquido al municipio El Callao, algo que no está ocurriendo.
«Queremos tener un panorama general y técnico de la problemática que existe en El Callao entorno al  constitucional y amparado por los derechos humanos acceso al agua potable y la urgente necesidad de tomar acciones al respecto», afirmó el dirigente social y deportivo.
*Problema de vieja data*
Informó Briceño que el problema con el suministro de agua por tubería, tratada y lista para el consumo en la zona, es de vieja data y se acentuó en los últimos tres años.
«El problema con el servicio de agua por tubería afecta a todo el pueblo, sólo está llegando de forma intermitente a zonas agrícolas muy cercanas a la planta de tratamiento. Dicho sea de paso llega agua no tratada, porque no cuentan con los insumos para potabilizar el agua», denunció.
En ese orden de ideas afirmó que las instalaciones están en completo deterioro, la maleza cubre las máquinas de bombeo, muchas inservibles, llaves oxidadas, tanques industriales carentes de mantenimiento.
Además las válvulas que regulan el «gas cloro» están en deterioro y una de ellas está en condición preocupante, puesto que «pende de un hilo» y en su colapso puede generar un grave problema de contaminación, al expulsar a la atmósfera el químico y poner en riesgo la vida de trabajadores y comunidades aledañas.
De tres bombas instaladas originalmente, solo funciona una, además del desmantelamiento de transformadores para la electricidad.
«Es decir estamos ante un cúmulo de situaciones que han chocado con buen funcionamiento de las instalaciones. Por eso nosotros tomamos esta iniciativa y además haremos llegar una carta a la ministra  para las aguas  Evelyn Vasquez. La idea es buscar soluciones pues es el pueblo el que sufre por la carencia del vital líquido y otros problemas graves que afectan a El Callao», destacó.
CARLOS MENDEZ

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here