Más de 800.000 barriles de combustible serían enviados en este cargamento, aunque no se ha confirmado que la trayectoria de los tanqueros apunte a Venezuela


Los tanqueros iraníes Forest, Faxon y Fortune cargaron gasolina en el Puerto Shahid Rajaee, ubicado en Irán, y partieron posiblemente con dirección a Venezuela.

La empresa Tanker Trackers, que ofrece servicios de rastreo y seguimiento de tanqueros a particulares, informó a sus clientes sobre estas tres embarcaciones que empezaron a movilizarse desde Irán hacia un destino que todavía no se ha confirmado tras cargar unos 131 millones de litros (aproximadamente 800.000 barriles) de gasolina.

«Alerta: información preliminar y no oficial: los tanqueros iraníes Forest (9283769), Faxon (9283758) y Fortune (9283746) parecen haber cargado un total de 131 millones de litros de gasolina en el Puerto Shahid Rajaee, Irán. Los tres están desconectados y probablemente se dirijan a Venezuela a través del Canal Suez», indicó el mensaje enviado a sus suscriptores.

La misma empresa argumenta que podría tratarse del segundo envío a Venezuela de este año por parte del gobierno iraní, debido al desabastecimiento de combustible que sufre el país.

A finales de mayo, cinco tanqueros provenientes de Irán arribaron a Venezuela con 1,5 millones de barriles de combustible para reabastecer las estaciones de servicio del país, que sufría una aguda crisis de desabastecimiento.

Con la llegada de estos tanqueros, Nicolás Maduro anunció un nuevo esquema de distribución de gasolina, con precios internacionales y venta subsidiada con un límite mensual de litros. Aunque el oficialismo aseguró que este hecho marcaría el fin de los problemas de abastecimiento, tras dos meses la situación empeoró nuevamente.

 

 

A mediados de agosto, el gobierno de Estados Unidos confiscó cuatro tanqueros cargados con gasolina iraní que ya había pagado el gobierno de Maduro, frustrando el segundo envío de combustible.

El chavismo se ve incapaz de satisfacer el consumo interno de gasolina debido a que las refinerías del país trabajan a media máquina o están completamente paradas. Las averías constantes merman la producción y las sanciones de Estados Unidos impiden importar el producto, excepto por Irán que, también bajo restricciones de Washington, decidió hacer negocios con Venezuela.

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here