Sobre todo si del beisbol se trata, aún en las grandes ligas. Pero cuando a principio del pasado febrero esos mismos Dodgers anunciaron la contratación del pitcher Trevor Bauer, no costó mucho echar a volar la imaginación.

Y no para dar por descontado que repetirán en el Oeste de la Liga Nacional, para ser conservadores, como sí para fantasear sobre la máxima cantidad de juegos consecutivos que los actuales campeones de la pasada Serie Mundial, así como monarcas de su división en las cinco campañas anteriores, perderían a lo largo de la próxima campaña.

Bauer se unirá a una rotación de pitchers abridores donde ya se encontraban Clayton Kershaw, Walker Buehler, David Price, el mexicano Julio Urias, Dustin May y Tony Gonsolin.

La conmoción fue de tal magnitud, que desde el instante en que se conoció la notica, surgieron especulaciones acerca de la probabilidad de que los Dodgers salgan de uno o dos de ellos para fortalecer otro departamento, sin ver disminuida la profundidad del pelotón.

Aunque realmente los lanzadores nunca sobran, nada de particular tendría que así hubiese acontecido al ser publicadas estas líneas, considerando que las rotaciones de abridores en las mayores, generalmente están integradas por cinco pitchers.
Todo manager suele convivir con varios sueños. Despierto y hasta dormido.

Aunque ninguno como poseer un abridor, si son dos mucho mejor, que le ofrezca la opción de ganar dos de cada tres juegos, tres de cuatro. Ya podemos sospechar la ilusión de Dave Roberts, el piloto de los Dodgers. Aún antes del arribo de Bauer. No es casual que el equipo haya conquistado el banderín de la Nacional en 2017, 2018 y 2020.Lo señalado abre otro escenario en la ciudad de Los Ángeles, cuál será el orden que Roberts utilizará para sacarle el máximo provecho a su rotación. I

nclusive, desde este instante podemos escuchar a los periodistas que siguen al equipo, preguntar por quién recibirá el ponderado honor de comenzar el desafío inaugural de la campaña. La experiencia indica que no debe ser Bauer por su condición de recién llegado. La designación recaería sobre Kershaw, o sobre Buehler.

Al final, sería lo observado durante los entrenamientos primaverales lo que prive en su decisión. Hasta eso pudiera convertirse en noticia de primera plana para los diarios de la ciudad. Tal vez el interés principal del piloto será entonces, evitar que el tema contamine el ambiente de su escuadra en el campamento primaveral.

Kershaw o Bauer ¿Número 1 y número 2?

De 30 años de edad, entre 2015 y 2019, Bauer nunca ganó menos de 11 juegos con un tope de 17 en 2017 con los Indios de Cleveland. Tiene en su haber un premio “Cy Young” obtenido en 2020 con los Rojos de Cincinnati luego de ser líder de la Nacional con efectividad de 1.73. Está en la gran carpa desde 2012 con los Cascabeles, los Indios y los Rojos. Lanza a la derecha.

Por su parte Kershaw, en seis oportunidades acumula dieciséis triunfos, en una 18 y en otras dos 21. En cinco campañas ha sido el primero del circuito en efectividad y ha conquistado tres premio “Cy Young” en la Nacional.

Tendrá 33 años de edad para cuando se inicie la campaña y está en las grandes ligas desde 2008 siempre con los Dodgers. Lanza a la zurda.

Sandy Koufax el stopper perfecto

Sandy Koufax ayudó a los Dodgers a proclamarse campeones en 1963 con récord de 25 ganados y 5 perdidos. En 1965 repitieron luego que Koufax cerrara con balance de 26-8, mientras que en 1966, se llevaron nuevamente el gallardete cuando el zurdo culminó la campaña con 27 triunfos y 9 reveses.

¿Y qué hay de David Price?

Hay un tercer abridor en discordia para disputar el puesto número 1 de la rotación, David Price.

Posee seis campañas de 20, 19, 18, 17, 16 y 15 triunfos. Dos coronas de efectividad , tres de juegos iniciados, dos de entradas y seis campañas con 200 o más innings. Zurdo con 35 años de edad.

LIDER EN DEPORTES

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here