Llegar a otro país con Visa de turista, aclarando que no te sientes turista porque sabes a lo que
vienes (a ponerle el pecho) aunque existen algunos que deciden relajarse y hacer de turistas
mereciéndolo claro, confieso que yo también lo hice unos días porque el estrés que agarras
saliendo de mi amada Valencia para San Cristóbal, cruzar por el puente Simón Bolívar a Cúcuta e
irte en autobús hasta Bogotá, pasar la noche en un hotel al lado del aeropuerto porque al
siguiente día debes tomar un avión y gastar lo menos posible para llevar la mayor cantidad de
dinero a tu lugar de destino, creo que mereces unos días de turismo entre comillas… “porque lo
que haces es ver, mirar sin gastar pero lo positivo es que alimentas el espíritu”. Bueno… llegas a la
ciudad de destino y al siguiente día bien temprano con un ángel que nunca falta para guiarte, con
la chaqueta de tu equipo de béisbol y sin perder el tiempo te diriges a la oficina de migración y
solicitas la residencia para poder optar a la legalidad en dicho país… al llegar a la oficina de
migración te consigues con nuestra diáspora y como era la temporada de béisbol y al ver tu
chaqueta todos te preguntan cómo vez la temporada y así recibes la primera estocada de
nostalgia.
Esta pequeña historia la vivieron y la viven miles de venezolanos y extranjeros en el mundo,
unos en mejor o en peor condición… debo decirles que a muchos venezolanos nos toca explicar
cada día la situación en Venezuela, confieso que incomoda un poco el hablar siempre de lo mismo
pero creo que es necesario, si nos preguntan tú decides si comunicas o no tus pensamientos pero
yo a cada pregunta tenía cada vez una mejor respuesta, siempre creí y creo que de una u otra
forma era como aportar un grano para mi país, mi respuesta no era en contra de la gente que se
va o se queda porque cada uno crea su oportunidad y su realidad. Créanme que no es fácil irse
como tampoco quedarse, y el que se va lo hace por los familiares que se quedan y esto al final es
el mismo sentimiento.
Veo familias venezolanas trabajando juntas y haciendo equipo, algunos en puestos de trabajo
ejecutivos, otros conduciendo taxis, vendedores de comida, lo cierto es que trabajan duro y hasta
altas horas de la noche, pero ¿saben que es lo más importante? El país está quedando en alto,
cuando un compañero de trabajo te dice que su hijo tiene una maestra Venezolana y es muy
buena, que el médico que atendió al hijo del vecino es Venezolano, eso te hace sentir orgulloso de
tu gente! y si… tenemos que estar orgullosos de nuestra gente, estén donde estén.
Para terminar; debo decirles que la gente positiva es superior en cantidad a la gente negativa
entonces no es posible que la gente negativa se haga más notar y tenga tanto poder sobre la gente
positiva, la gente buena, la gente positiva es mayoría en Venezuela y ese positivismo tiene que
hacerse valer y ganar; Ganar en un sentido holístico no es pasar por encima del otro es que tu
estés bien y todos estén bien… y para eso debemos reconocer que mientras nos neguemos la
oportunidad de estar bien vamos a estar mal; Vamos a darnos la oportunidad de estar bien… les
comparto este pensamiento de Gandhi…

“Dicen que soy héroe, yo débil, tímido, casi insignificante. Si, siendo como soy, hice lo que hice,
imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos”
Un abrazo a todos en la distancia…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here