Hay selecciones míticas, ganarle significa realizar el partido perfecto. Sea un compromiso por los puntos o un amistoso, obtener una victoria frente a los combinados más poderos generan otra clase de felicidad, única y sin comparación.

La fecha: 6 de junio del año 2008. En el Gillette Stadium, de Boston los conjuntos de Venezuela y Brasil se medían en un amistoso que significaría más para los criollos. Dirigidos por el entrenador César Farías, Venezuela cambiaría la historia aquella noche.

No se tuvo que aguardar mucho tiempo, apenas trascurrieron cinco minutos. Tras un córner en favor de Brasil que no logró dar con la potería Vinotinto, los de Farías salieron a gran velocidad con un contragolpe eficaz.

Un pelotazo por parte de Ronald Vargas dejó con espacios a Giancarlo Maldonado frente al arquero Doni. Con definición sobre el hombre que defiende los tres postes, Venezuela sacaba ventaja tempranera en Boston.

1-0, ventaja y dominio de los hilos del encuentro. Buen juego y llegadas, al trascurrir el minuto 43’, tras una salida en falso del fondo por parte de los pentacampeones del mundo, Juan Arango recuperó el balón le otorgó el pase a Ronald Vargas y tras una fantasía del ‘10’ definió fuerte pegado al poste para colocar el definitivo 2-0.

La segunda parte del compromiso aunque sin anotaciones, el dominio de juego fue para los nacionales. El árbitro observó su reloj, dio tres pitazos para finalizar el encuentro. La Vinotinto alcanzó su primera e histórica victoria ante Brasil.

MERIDIANO DEPORTES

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here